Símbolo: Luz de la sabiduría artística

Publicidad

Comparte este apunte

Símbolo: Luz de la sabiduría artística

Prólogo
Estructura del Símbolo LSA
Influencias del Símbolo LSA
Confluencias del Símbolo LSA
Impregnación de Atributos
Simbología Humana y Realidad
El Símbolo LSA en Mis Obras
Poder de la Triplicidad
Difusión Universal

Prólogo


Apreciados amigos, esta vez quiero compartir con ustedes una descripción de los atributos y significados de un "signo especial" que forma parte de mi desempeño e identidad profesional. Se trata de la existencia de un símbolo visual de formato circular, creado por impulso natural y con fines exclusivos para patentizar mis convicciones y obras, y sobre el cual les ofrezco este documento.
Espero que ésta descripción sea tomada con el mejor sentido, y les ruego tengan a bien participar en su divulgación para que otras personas se animen a conocer el corazón de un signo que sintetiza un período importante de vida construido con los valores de la reciliencia, la simplicidad y la autenticidad.
En el transcurso de cada vida humana pasan muchas cosas, unas perduran y otras se olvidan o desaparecen. Hay hechos, eventos, y signos que se graban para toda la existencia, y son aquellos que nos acompañarán hasta la muerte. En lo personal yo elegí tener y creer en un signo afectivo propio que me impulsó a lograr objetivos nuevos en mi labor, y estuvo plasmado en un bello símbolo, que reúne las esencias de mis pensamientos y acciones.
Tal figura posee vida propia, y se denomina "Luz de la Sabiduría Artística" con sus siglas LSA, y está presente en cada uno de mis emprendimientos y misiones, al cual me he aferrado con todo. Así, día tras día, imaginaba recibir una energía lumínica poderosa de motivación para no fallar ni caer en el pesimismo o el fracaso. Ciertamente, le he concedido un valor sintético poderoso a la vez místico aplicable a mi ejercicio individual y grupal.
Fue creado el año 1988, y desde entonces ha estado presente en mi mente, manos y corazón guiándome en las múltiples labores creativas. Desde el inicio lo tenía representado en formatos impresos y en objetos tridimensionales, y estaban colocados en espacios visibles de mi estudio taller. El tenerlo era como estar al frente de una luz prendida y brillante cuya iluminación era impactante. También lo usé como emblema e ilustraciones en varios documentos y objetos de mi autoría.
En gratitud a su existencia magnética, me propuse elaborar una colección de piezas que retrataran sus formas externas incluido su importancia, significados e influencia. Dicha colección está compuesto de 320 pequeñas composiciones en formato bidimensional y tridimensional, y fueron plasmadas entre los años 1992-2000, y ahora se encuentran conservadas en mi domicilio.
Si vemos la historia de las humanidad, sabremos que todas las culturas existentes en nuestro planeta, nos han legado un lenguaje simbólico como forma de relacionarse entre lo divino y lo humano, por eso los símbolos son códigos de idealización, comunicación y de expresión sintética visible y perceptible de ideas, emociones y sentimientos del ser humano.
De otra parte, hay que decir que la misma naturaleza está lleno de signos y formas, los cuales nos permiten identificar una realidad que es de mutuo entendimiento entre lo visible e invisible de la existencia. La misma estructura corporal humana tanto interna como externa está compuesto de miles de signos y formas específicas, que definen la identidad individual, es decir la imagen perenne y definitiva de cada uno.
Igualmente, dentro el universo de la comunicación humana, hay una vastedad de signos, códigos, emblemas y alegorías que se usan con diversos fines, y todos tienen una lógica de concepción, elaboración e interpretación. De manera que crear, poseer y expandir formas simbólicas son parte de las necesidades y libertades creativas de la inteligencia humana.
Como ya dije, dentro mi lógica y expectativas, fui impulsado a crear y creer en un signo específico, el mismo que tuvo carácter simbólico trascendental en mi vida, y como nadie, ésa figura artificial me ha motivado a centrar mis energías para lograr objetivos concretos, y también para cultivar hábitos de reflexión y limpieza del pensamiento, así como de inspiración para la acción. De hecho, sus formas circulares eran una invitación a la unión, la solidez y la fortaleza, al mismo tiempo del movimiento, armonía y perfección de los impulsos internos.
Este precioso símbolo, desde sus orígenes, tuvo atributos místicos y semióticos naturales que a su vez reunían un conjunto de significados, interpretaciones, vínculos, propósitos y visiones, en los cuales he creído. Su forma inicial fue una circunferencia perfecta de superficie plana con tres pequeños círculos coloreados en su interior y distribuidos en una cavidad simétrica (formato bidimensional), luego se representa en una esfera mayor con tres pequeñas esferas en su interior superior (formato tridimensional), y tratadas con una variedad de gamas y texturas.
Desde el comienzo LSA representa la unidad de una triada potencial de
elementos, que concuerdan con el poder de la triplicidad, que es la concentración
energética que obedece a la Ley de los Tres Principios que gobiernan
la existencia de los seres en el planeta. Esto quiere decir que hay tres factores
que forman la totalidad de las cosas, basta ver al ser humano que está
constituido de tres elementos: cuerpo, mente, alma, y de cuyo funcionamiento
nace toda la sabiduría y la actividad humana.
De otra parte, la circunferencia es figura geométrica pura y básica, que si lo vemos en miniatura se convierte en un punto de inicio, es decir el signo origen de todo lo que puede verse, hacerse o proyectarse. Todo punto tiene forma micro circular y su proyección hará que exista un círculo y su consiguiente multiplicación. Los átomos, las células y los microsistemas tienen formas circulares y también esferoidales.
"Luz de la Sabiduría Artística", (LSA) tiene que ser conocido como la señal de un rayo de inventiva iluminante que vino de la nada para luego ser plasmado en diversos soportes, y ocurrió por la concentración de energías en la mente y manos de su autor, y que luego por fuerza inexplicable adquiere significancia ilimitada e inexorable.
Al comienzo sólo conocido y usado por su autor en diversas aplicaciones, y hoy, poco a poco va siendo reconocido por más personas e instituciones. De hecho, con el paso de los años, formará parte de los registros simbólicos universales que revitalizará las creencias de mayor amor a las artes, a la inteligencia compartida y a la vida saludable entre todos los seres vivos e inertes de la creación e existencia universal.
En lo personal, este símbolo se ha impregnado en mí ser y en mis obras como un halo perenne e imborrable de identidad, cuyos significados e interpretaciones son amplias y también se irá enriqueciendo con el paso de los años, especialmente por la acumulación de hechos nuevos. Nunca dudé que su presencia generaba reacciones y reflejos inmediatos a través de un conjunto de estímulos aprehensivos tanto espirituales como psicológicos, además de atributos (mensajes subliminales) escritos en textos reflexivos que deben ser asociados e interpretados con propiedad.
En adelante, conoceremos los primeros conceptos y alcances de esta hermosa figura visual, que en todo momento me llevó a entender la búsqueda de la "perfección anhelada", la necesidad del "saber pleno" y el desafío de "compartir bienes", en un proceso planeado para acometer un emprendimiento artístico ilimitado y libre, que tuvo la virtud de ser una misión de voluntariado máximo por servicio artístico y los bienes inmateriales.

Estructura del Símbolo LSA


Nuestro preciado símbolo de formato sencillo y breve, tiene varios elementos en su composición y cada uno tiene una razón de ser, se puede desprender un conjunto de explicaciones y también enriquecer su contenido visual de acuerdo a la creatividad de cada persona que lo tenga presente en sus actividades.
La forma externa que envuelve el símbolo LSA, es una circunferencia remarcada, y como sabemos toda circunferencia es una curva plana con lados equidistantes de un centro, y ése espacio o superficie se denomina círculo concéntrico. Y toda circunferencia hace un círculo que es la esencia de unidad y solidez.
El símbolo LSA en su diseño original ha sido de formato bidimensional y forma una superficie en cuyo interior se ubican tres pequeños círculos, los mismos que constituyen una trilogía de pequeños mundos simétricos coloreados en gamas básicas: rojo, amarillo y azul; que se adecuan a una base curva de color negro que sintetiza la fuente de los conocimiento y las reservas artísticas aún no descubiertas por la inteligencia del ser humano.
También puede tener formatos o estructuras de presentación tridimensional y adquiere forma corpórea esférica, que ocupa un espacio global sólido con tres cavidades que conservan la trilogía de pequeñas esferas. El conjunto sólido de las estructuras hace impenetrable a cualquier elemento extraño o factor perturbador de su esencia. En cuanto a elaboración, se pueden adoptar cualquier técnica, soporte, dimensión o espacio.
Tanto la estructura gráfica como objetiva tienen características propias otorgadas desde sus orígenes, al mismo tiempo poseen un sinnúmero de atributos, que ahora ya forman parte de su esencia significante, y así quedarán grabadas para siempre. El círculo y la esfera son signos iluminantes cuyos reflejos producen una luz, y ésa luz va dirigida a hacer brillar con mayor intensidad la sabiduría artística que posee el ser humano, y del cual deben emanar rutilantes destellos que influyan en el cerebro y la inteligencia de mujeres y hombres, para que logren ser individuos creativos, sabios y felices hacedores del bien en todo tiempo y lugar.
La presencia de la trilogía de círculos y de esferas independientes y coloreadas sintetizan los tres elementos madres o claves que componen la vida como son: espacio, movimiento y energía, sin los cuales no habría existencia natural en el planeta. Además sus influencias e interdependencias tienen reglas básicas para la convivencia del género humano, especie con inteligencia y decisiones.
La triplicidad de pequeñas formas en el símbolo LSA, al estar dentro una circunferencia, conforman una unidad energética, que al fusionarse constituye una fuerza interna que impulsa e inicia el espíritu creativo y sostiene la acción de todo ser pensante y actuante que busca cumplir planes y objetivos concretos parar obtener resultados.
En párrafos siguientes explicaré con mayor amplitud sobre las influencias y confluencias de la presencia viva de nuestra concepción simbólica, que de veras, ha sido motivador e importante en mi existencia y desempeño personal y profesional, pues me encaminó a entender y creer en las virtudes de la sabiduría artística como meta viable y lógica.

Influencias del Símbolo LSA


Al compartir este documento, deseo que ustedes se contagien del influjo de este bello signo, y comprendan que mi apego tuvo sentido lógico, porque viví convencido de sus influencias principalmente emotivas y sentimentales, los mismos que enriquecieron mi mundo interior. Sabía que era un todo visual energético que penetraba en el alma y cada vez que los miraba se impregnaba en mi retina con una gama de mensajes alentadores.
Podría decir que no sólo me dotaba de un ánimo positivo permanente, sino también me concedía resiliencia, es decir entereza para superar períodos de dolor y situaciones adversas, y luego salir fortalecido ante cualquier dificultad que encontraba en el camino innovador que me había propuesto cumplir. Igualmente, me ayudó a tomar decisiones con renuncias a intereses y privilegios heredados de las costumbres y a los modos de pensar del pasado.
El poder de la influencia de un símbolo, es real cuando cada quién usa su creencia como energía concentrada que alimenta su propio espíritu, el mismo que lo moverá a actuar con un temperamento siempre positivo y de bien, y en esa media se admite su validez y veracidad.
Creo que el símbolo LSA es bello, sencillo y limpio, con una multiplicidad de atributos, significados y lecturas que pueden desprenderse de sus formas y colores, porque sintetizaban la esencia del movimiento, la pureza, la amplitud, la voluntad, la constancia, la armonía, la brillantez y la precisión de las cosas que mueven todo el sistema de la creatividad y el saber humano.
El predomino de sus formas circulares son señales evidentes de concentración, unificación y organización que son bases o puntos de inicio para acometer una realización plena o exitosa, especialmente en el campo de la creatividad y la producción artística, además extendida a las actividades intelectuales. Y como sabemos la vida, la inteligencia y la acción son realidades dinámicas e interminables.
De igual modo, las vocaciones, necesidades y potencialidades artísticas como facultades inherentes al ser humano, tampoco tienen final porque siempre están latentes desde el embrión en formación hasta la vejez. Por eso, el desarrollo y crecimiento intelectual es un proceso progresivo interminable que requiere de estímulos apropiados para no quedar dormido o atrofiado en los cerebros. Hoy se sabe que los estímulos son claves para la realización y allí los signos son parte importante porque despiertan con mayor eficacia las neuronas del intelecto.
Cuando se tiene presente un símbolo apreciado, se produce una respuesta o reacción inmediata porque sus reflejos activan las neuronas de la conciencia y el subconsciente, y ése impacto nos prepara para la actuación instantánea, y también nos recuerdan que hay circunstancias o responsabilidades que deber ser resueltas usando los procedimientos inteligentes, lo cual finalmente se convertirá en satisfacción personal y grupal dentro la sociedad a la cual pertenecemos.
Desde su invención, el símbolo LSA me va acompañando y comunicado mensajes contundentes que debo interpretar cotidianamente, en mi praxis creativa y recreativa; además me condiciona a no fallar en el intento de los cambios, descubrimientos, innovaciones y aprendizajes como elementos de objetivos mayores. Desde su inicio supe que era un signo provocador e influyente con triple poder y asociado a valores invariables como son: simplicidad, autenticidad y resiliencia, una trilogía de valiosa que se ha impregnado en toda mi estructura y con los cuales me iré para siempre.
Con su presencia lumínica pude descubrir el alto valor que tienen las cosas breves y los detalles mínimos, a sentir plena libertad para ser, a cultivar una vida saludable, a crear y hacer cosas nuevas y plenas, a expresar intensidad en el pensamiento con el esfuerzo propio; igualmente a expresar renuncias a ciertos apetitos, adicciones y costumbres heredadas; a ejercer autocontrol en todo deseo, a evitar el desánimo, la imitación, y aquellas posturas impropias a una conducta civilizada y correcta, y sobre todo a expresar gratitud y reconocimiento a la vida y a los dones que poseemos.
De otra parte, debo afirmar, que mis labores siempre tuvieron una regla propia: Ser mensajero cultural con sangre de voluntario, y todo plan de acción que proponía realizar era para cumplir una misión de respuesta a un mandato social de bien, y casi siempre unido a una realización con resultados en el campo intelectual y artístico. Y al ser un mandato excepcional se vuelve una tarea interminable de episodios formativos y constructivos que no tienen final. Así, en todo tiempo y lugar siempre encontraba motivos nuevos y respuestas rápidas, y también momentos felices de valor humano inmensurables.
Cuando se asume un desempeño intelectual ilimitado por cuenta propia, copado de libertades, es para tomar una asignación compleja y difícil, en donde no se puede faltar ni fallar, es como estar en un universo infinito de oportunidades y posibilidades con altas responsabilidades. Es un desafío donde el cerebro, los sentimientos y las manos deben unirse y funcionar con propiedad y plenitud para alcanzar proezas duraderas.
Ciertamente, creo que no habrá ninguna otra ocupación tan noble y bella, como las artes en todas sus disciplinas y modalidades, porque sin artes la existencia humana no tendría sentido humano. Toda la creación divina y científica están hechos con la perfección artística, y quien pretenda sostener lo contrario, simplemente no ve la realidad o jamás ha tenido la oportunidad de descubrir o apreciar el potencial que lleva dentro su mismo cuerpo. La estructura orgánica humana es tan extraordinaria como increíble, pero casi nadie reconoce tal magnitud y hasta la maltrata como si fuera algo sin valor.
Si el ser humano, es una obra artística perfecta desde su origen, lo que tenemos que hacer es preservarla hasta el final de su ciclo. A todos nos falta entender que la vida es una aspiración de plenitud que se construye hora tras hora, y por eso estamos obligados a actuar con genialidad y sabiduría, y estas dos cualidades nunca debieran ser vistas como cosas raras o bienes exclusivos de hombres o mujeres fuera de serie; porque todos podemos ser sabios y genios, si así nos proponemos serlo.
Desafortunadamente, hoy despreciamos y olvidamos la sabiduría, la genialidad y la plenitud por influencias de la superficialidad y banalidad que imponen los sistemas de la vida moderna en sociedad y cuyo modelo obedece a una superestructura de dominios y fragmentación que tiende a afirmar las brechas de la desigualdad en base a pugnas, miedos, errores y debilidades.
Muchas veces, he creído que el símbolo LSA era como un soplo de aliento purificado dentro una nebulosa contaminada por el consumismo materialista industrializado, y que yo necesitaba aspirarla para cumplir aquella larga misión pedagógica y promotora que había elegido ejercer en mi existencia, por tanto era el oxígeno fresco para mi sangre, mejor dicho el insumo energético que necesitaba mi estructura biológica y fisiológica.
Además LSA era una señal establecida de sólido valor moral, místico, y emotivo, impulsador de una meta al cual debía llegar con el correr de los años. Igualmente, con sólo mirarla, me proporcionaba una alerta para despertar mis inquietudes y habilidades ya que me proporcionaba aquella atmósfera positiva de buen ánimo y de libertad para encontrar la decisión o el hecho justo, y sobre todo para expresar los sentimientos de aprecio, amor y gratitud a la vida y la existencia.
Mi creencia por sus influencias no ha tenido reparos ni límites, fue total, y lo tuve presente como una marca imborrable, pues me acompañó a transitar por la senda de un desempeño singular y vencer dificultades y limitaciones de la realidad humana, y jamás dudé que siempre me daría una motivación extra para enfrentar los pesimismos y las taras. Con LSA me despertaba diariamente, para asimilar la motivación y la automotivación, dos valiosas energías para hacer funcionar con dinamismo mi obra y que tenga valores de innovación, movimiento, proyección y función social.
LSA me ayudó a poner valor agregado a los bienes intelectuales, a las obras de arte, a la estimulación temprana, a apreciar el poder del cerebro; me enseñó a escapar de la rutina y las fatigas, a acoger la brillantez de las cosas, a escuchar melodías musicales, a las voces de los que claman, a entender los conflictos, y a sobrellevar las limitaciones y penurias. Igualmente, a asimilar, a investigar a descubrir, a entender, a escuchar, y sobre todo a compartir los bienes propios con los demás.
Al tener un símbolo visual cercano, fue como tener un emblema con vida propia y abundante, que me entregaba una agenda de labores que debía hacer y cumplir, y así poco a poco se fueron grabándose como parte de mi identidad. A ello se suma la inspiración que me ha dado para elaborar un código personal de 140 reglas que lo vengo cumpliendo.
Con pensamiento optimista y con la presencia feliz de este preciado símbolo vamos caminado por la senda correcta del mejoramiento, y mostrando nuestra contribución personal y profesional para coadyuvar en la construcción de una sociedad con valores humanos y humanistas sólidos donde las artes creativas básicas y los bienes intelectuales tengan un nivel apropiado de aceptación.

Confluencias del Símbolo LSA


Un nuevo símbolo creado y usado dentro un cúmulo de valores y percepciones asignadas desde su origen y su posterior divulgación y reconocimiento por los demás, también es fuente de confluencias, es decir un emblema preparado para convocar y unir pensamientos y sentimientos entre autores y realizadores. Por lo mismo, pasa a ser un signo real con propiedades, valores, beneficios y aplicaciones compartidas. De manera, que en su esencia hay un caudal de principios, teorías, opiniones, usos y lecturas abiertas.
El símbolo LSA dueño de un formato circular y esférico visualmente existente, reúne el poder mágico de la triplicidad en sus más amplias coincidencias y relaciones. Y la triplicidad es una forma de juntar ideas, dominios y sabiduría que se sustentan en tres componentes: energías motoras, perfeccionismo y resiliencia, los mismos que son claves maestras para lograr tres objetivos superiores: unificación, movilización y realización
Las energías motoras están compuestas por las fuerzas positivas que vienen del pensamiento, el cuerpo físico y las emociones. El perfeccionismo es la aspiración por crear y hacer obras completas y con grado de excelencia. La resiliencia es la capacidad humana adquirida para superar períodos de dolor, tristeza, limitaciones y situaciones adversas.
Estos tres valores energéticos inmateriales que provienen del mundo interior del ser humano, deben proyectarse al mundo exterior, y allí también deben concurrir decisiones positivas que hagan viable tres grandes acciones como son: unificación, movilización y realización.
Cuando la unificación, la movilización y la realización, se conviertan en energías motores convocantes, orientadas a la reactivación, vendrá un despertar de las capacidades dormidas o reprimidas, y la superación de los factores negativos que en el pasado han frenado la evolución cerebral del ser humano a lo largo de su evolución.
Sin unificación, seguiremos siguiendo individuos egoístas
que se odian y disminuyen a sí mismo, aferrados a un individualismo perverso
y separado, que rechaza toda convocatoria a la asociación benévola.
Sin movilización las cosas se paran y mueren, por eso el dinamismo es
la fuente de la innovación y el aprovechamiento de los recursos, medios
y capacidades para avanzar, crecer y alcanzar objetivos de bienestar. Y sin
realización plena llegan los negativismos, la frustración, la
mediocridad, la pasividad, la baja autoestima y la esperanza vana.
Unificación, movilización y realización, es la poderosa trilogía de las actividades humanas en el mundo pragmático. Y siendo factores claves de la acción humana, lamentablemente hemos hecho muy poco al respecto. En cambio vamos cavando con intensidad la fosa del egoísmo, la pasividad, la separación, la debilidad, las pugnas, la indiferencia, los miedos, la dependencia, y todas aquellas taras que frenan o impiden lograr plenitud.
Acciones como; mancomunidad, alianzas, sociedades amigas, cooperación, solidaridad, fraternidad, unión familiar, ayuda mutua, van perdiendo su esencia humana.

Impregnación de Atributos


Además de las influencias y confluencias, hay un conjunto de principios, reglas, propósitos y perspectivas que se han asignado al símbolo LSA, y ellos pasan a ser los atributos de origen y los reflejos que se proyectarán cuando están presentes, admitidos o son reconocidos en el ejercicio cotidiano de los oficios artísticos e intelectuales; y siendo así, lo primero que salta a la vista es su propia iluminación, compuesto de luces cuya brillantez emanan del cuerpo circular envolvente y de los tres pequeños círculos y/o esferas que se alojan en una atmósfera limpia y pura, cuyos destellos ayudan a encontrar inspiración para que el pensar y actuar sean las correctas y oportunas, y donde no quepa manchas, oscuridad ni dudas.
Todos los atributos constituyen mensajes de motivación, a la vez son desafíos dirigidos a lograr una afirmación de valores y rendimientos óptimos, y un ser pensante y actuante tiene que estar vinculado a sus propias capacidades y facultades psicomotoras, y cuando el cerebro esté debidamente empoderado con estímulos apropiados, es posible lograr una plena realización, personal, familiar y social. Dentro este contexto, pude comprobar que una presencia simbólica tiene efecto directo en las decisiones diarias porque son invitaciones tácitas para el avivamiento de las ideas asociado a una actitud constructiva.
Hay una lista de atributos impregnados en la propia estructura externa de LSA, así como en el mundo interior de las formas y de cuya armonía fluyen un conjunto de valores, reglas y metas culturales.
En consecuencia, no es antojadizo ni exagerado sustentar conceptos y declaraciones que acepte como verdades, y los incorpore dentro los contenidos de fondo y forma. De manera que el litado de frases sintéticas que describo a continuación son conceptos asociados a un símbolo genuino y único, aliado infalible del ejercicio pragmático y funcional de las artes y a otros oficios creativo-recreativos, siempre mirando metas, conquistas, proezas o cimas extraordinarias.
En adelante un emprendimiento artístico debe estar marcada o sellada con la motivación y aliento moral de un signo optimista para lograr la abundancia en toda concepción artística renovadora que responda a las demandas y el clamor de las mayorías, además, toda actitud creativa y recreativa debieran estar marcados por el dominio de la persistencia para encontrar terreno fértil donde sembrar, cultivar y cosechar abundantes frutos buenos.
Mi querido símbolo LSA reúne un conjunto de términos conceptuales y esenciales con calor humano, por tanto no es, ni será jamás un símbolo frío o robotizado. Tiene un corazón que palpita, un alma que fluye y unas manos que plasman, que expresan, que comunican el lado humano y humanista de todas las artes visibles e invisibles, y tuve el privilegio de estar guiado por sus esencias genuinas en mis convicciones y compromisos bajo el absolutismo de la simplicidad, la autenticidad y la resiliencia.
Aquí algunos conceptos guías que se desprenden del símbolo LSA:
-Inducción a la exploración mística y la cosmovisión del pensamiento.
-Motivación frenética para la acción innovadora del quehacer cotidiano.
-Invitación a la constitución de la mancomunidad como entidad de acción solidaria.
-Participación, movilización y optimización de los recursos propios.
-Acción y gestión para la afirmación del servicio por el bien común.
-Fusión y multiplicación de propiedades, valores, beneficios y aplicaciones de todas las artes que coadyuven a lograr una prosperidad intelectual.
-Divulgación y expansión de los deberes y derechos intelectuales (bienes inmateriales).
-Generación y avivamiento de las fuentes de recreación saludable y formativa.
-Empoderamiento emocional y sentimental de autores y realizadores.
-Disminución y autocontrol de la zona de confort y los apetitos por el consumismo material.
-Estimulación de las conexiones neuronales desde la edad temprana.
-Afirmación de los valores de la simplicidad y la autenticidad.
-Persistencia en la acción benévola y altruista de las artes y la cultura.
-Expedición de credenciales de sanidad y atenuación de toda contaminación o perturbación cultural.
-Frenetismo para sostener y defender principios, compromisos e intereses pedagógicos en bien de los demás.
-Auspicio de la unificación, de la dispersión y de la pluralidad de ideas.
-Emprendimiento profesional, familiar y empresarial como base del crecimiento en áreas de la sabiduría y la producción artística.
-Impulso de la conexión con la naturaleza y las funciones naturales del ser humano.
-Ruptura de ataduras a costumbres y herencias malignas del pasado.
Dentro la esfera del mundo interno hay valores que postulamos como no negociables, y están los siguientes:
Amor a la vida, el alma, el pensamiento y las labores manuales.
-Creencia y crecimiento del poder de la inteligencia humana creativa y recreativa.
-Expansión de las conductas humanas civiles e intelectuales correctas.
-Conciliación y multiplicación de voluntades por el servicio social.
-Elevación de la autoestima humana en condiciones óptimas.
-Alta consideración de la vida y la existencia natural.
-Ejercer dominio sobre el bien y prender la luz de la sabiduría y la genialidad.
Aquí me complace compartir una declaración de fe, y ella fue mi oración preferida que dice: "Querido emblema, que simbolizas vida creadora, dame energía positiva, ilumina mi mente, concédeme habilidad en las manos. Y por intervención de Dios, dame salud, serenidad, espíritu de lucha y mucha resiliencia para vencer la adversidad. Ayúdame a transformar los medios sencillos en objetos de arte que irradien amor, fe y belleza para una vida mejor de todos".

Simbología Humana y Realidad


La historia de la humanidad está repleta de formas, figuras, signos, emblemas, divisas, símbolos, palabras, señales, dibujos, textos y slogan que se usan para una rápida y mejor comunicación, basta recordar la era primitiva cuando el hombre se comunicaba a través de señas, movimientos y gestos primarios. En la era moderna, el lenguaje de las imágenes son más intensas y abundantes, además todo el conocimiento humano se explica mejor con imágenes visuales y perceptibles.
En el mundo, hay símbolos históricos y universales de uso común que se han incorporado en las costumbres humanas, que van desde los símbolos universales de la ciencia, la tecnología y las artes, pasando por los símbolos de la patria, la fe cristiana, las entidades públicas, hasta la interminable lista de logotipos que usan con éxito la industria y el comercio.
Como se ve el uso de los símbolos como figuras, imágenes,
gráficos, insignias o divisas en cualquiera de sus formatos sean bidimensionales
o tridimensionales son una necesidad porque representan un concepto, una identidad
o una marca, es decir, sintetizan con propiedad el contenido y la esencia de
un producto, bien o saber para su distinción dentro el conjunto, algo
así como un sello imborrable o un nombre de identificación personalizada
o institucional.

El Símbolo LSA en Mis Obras


La totalidad de mis obras llevan impreso un distintivo LSA, además de la firma artística correspondiente, y gran parte de ellas se conservan en condiciones óptimas y ahora forman el patrimonio artístico de mi propiedad.
Considero que ésta producción artística, tiene una autenticidad y debe preservarse como un testimonio objetivo de mi empeño por instaurar un símbolo con vida latente, para que más tarde se conviertan en un bien o código reconocido por todos los humanos. Su universalidad le dará la afirmación y el reconocimiento que necesita.
Pinturas en lienzo, acuarelas en cartulinas, dibujos a pluma y lápices, esculturas, objetos, textos, grabados, juegos educativos, cartillas, manuales llevan la marca LSA. Ningún otro producto artístico, que no tenga este sello podrá ser considerado obra de mi autoría.

Poder de la Triplicidad


Sin duda, hoy vivimos la era de las imágenes visuales, y nuestro planeta está copado de formas y figuras simbólicas. Además un símbolo que tiene esencia triplicada que se sustenta en una trilogía de formas perfectas, es en sí mismo un signo unitario y poderoso.
Las formas perfectas son el origen de la plenitud y son códigos claves de todo ordenamiento existencial y espacial, por tanto de uso generalizado en la vida, pues es el punto de inicio u origen de la misma.
En nuestro lenguaje simbólico, la triplicidad ha tenido una importancia exquisita, y mis labores, es decir hubo vigencia de la Ley de los Tres Principios y su constelación de derivados básicos. Reconozco que mis intentos, decisiones, esfuerzos, recursos, amores, intenciones estuvieron sellados por la trivalencia de poderes que era necesario para lograr unidad y armonía.
Nunca olvidemos que la triplicidad es una cualidad, y los mejores logros humanos llegan cuando intervienen más de tres intentos, conceptos, disposiciones y medios. Casi en todas las culturas y realidades se sabe de la lógica del trino, fusiona tres elementos en uno nuevo y el uno nuevo es resultado de un proceso de interacción.
Recuerdo que el primer grupo juvenil de arte que formé se denominó "triple acción", y fue en el año 1972, y por coincidencia realizamos tres grandes giras artísticas, en tres años. Debo entender que esta fue la primera gran expresión de la triplicidad, y es más por coincidencia yo he nacido el tercer mes del año (Marzo), soy el tercero de tres hermanos y de hecho poblador del llamado tercer mundo. Estas realidades me hacen sostener que triple, tercera, trienio, trilogía, triplicar y tercio fueron mis signos preferidos.
En el nivel macrocosmos, estamos rodeados de tres sistemas: un globo terráqueo, el Sol y la Luna, además los tres con estructuras circulares.
Cada día abrimos nuestros ojos que tienen forma circular para ver nuestro alrededor. Este ejemplo nos dice que las formas circulares rigen los fenómenos físicos dinámicos, ascendentes y móviles de todo lo que existe y vive.
Además, los círculos pequeños del símbolo LSA encierran el misterio de las energías que estimulan las neuronas de la creatividad y se convierten en luces que iluminan las actividades psicomotoras y cognitivas de las personas. Así, un círculo perfecto o varios círculos coloreados pueden dar tranquilidad o encender la vivacidad del espíritu.
Este símbolo desde la fecha de su creación y como ya hemos dicho, representa tres décadas labor inusual dentro la historia de las artes universales, y también marca la triple afirmación del valor personal como son: autoestima, autorrealización y autocontrol, unidas potencialmente para lograr un objetivo superior.
El círculo envolvente más la trilogía de pequeños círculos son un punto de encuentro de nuestra expresión de afirmación de principios fundamentales de todo trabajo creador; como son: Inicio, Desarrollo y Resultado, que a su vez vienen de otras tres capacidades de la estructura humana: cabeza (mente, alma y cerebro), cuerpo,( corazón, energía, movimiento) y extremidades (manos y pies), de ésta estructura derivan otras tres habilidades o dones humanos como son: creatividad, maestría y comunicación.
De otra parte, recordemos que los precursores de las revoluciones humanas en el mundo como la francesa proclamaron en 1789, tres doctrinas fundamentales. La libertad, la igualdad y la fraternidad, por tanto, la trilogía en tiempos modernos constituye fuente de leyes, conceptos y enseñanzas innovadoras.
Los tres elementos circulares simétricos dentro un círculo o esfera mayor forman una unidad energética en movimiento, y ése dinamismo nunca debe faltar en el proceso de la creación y la realización artística. Aquí también vemos que la triplicidad tiene una significación especial, como el triplicar la creatividad y el trabajo productivo.
Por ejemplo, la Tierra, el Sol y la Luna son tres cuerpos que tienen formas circulares que rigen la vida, mientras que en el interior de nuestro planeta hay otros tres inmensos espacios geográficos definidos: tierra, agua y aire, sin los cuales tampoco sería posible la existencia humana ni de los demás seres vivos como plantas y animales. Igualmente, las figuras visuales geométricas básicas son tres: cuadrado, círculo y triángulo, hay también el Círculo Cromático y en las matemáticas hay la regla de tres simple y la cuadratura del círculo en una figura triangular y se considera una Ley de la perfección.
En la religión, Dios es uno con tres seres místicos: Padre, Hijo y Espíritu Santo, mientras que el núcleo familiar humano también está integrado por papá, mamá e hijos, esto será igual en otros seres vivos de la naturaleza con: machos, hembras y crías. En el arte plástico son tres los colores básicos o primarios: rojo, azul y amarillo y la obra cumbre de la figura humana son las Tres Gracias. Igualmente hay tres elementos para una buena y correcta concepción artística: Inteligencia, Información e Innovación.
Fueron tres décadas de trabajo artístico los necesarios para impulsar el proyecto artístico PAD;(1978-2007), y tres las personas que formaron el equipo de trabajo, y hay tres cosas que se necesitan para tener éxito en la vida común: salud, dinero y amor. En el deporte a la voz de tres se dan las partidas para competir y sonarán tres veces las timbradas para responder el teléfono, también fueron tres las Marías que acompañaron a Jesús en su Vida, Muerte y Resurrección. El salto triple o las tres pirámides triangulares de Egipto son verdaderas maravillas de la obra humana.
La vida de los seres vivos tiene tres estados: nacimiento, vida y muerte, a su vez la vida humana tiene tres períodos definidos; niñez, madurez y vejez, igualmente son tres las horas de alimentación diaria: desayuno, almuerzo y comida. Al tercer día Dios creó al hombre y al tercer día Cristo resucitó entre los muertos para subir a los cielos. Todos estos hechos reveladores de las trilogías tienen connotaciones y coincidencias en todos los aspectos de la sabiduría y la existencia.
Entonces esta claro que nuestras vidas y proyectos están signados por la Ley de los Tres Principios, y la triplicidad es el código de toda realización. Hay pasado, presente y futuro; hay creación, preservación y destrucción; hay fuerza, materia y conciencia; hay conocimiento, acción y obra; hay autor, medios y obra.
Podríamos seguir comentando sobre otras coincidencias y significados del poder de la triplicidad, como punto clave del símbolo LSA, y espero hacerlo en otros documentos que vendrán más adelante.

Difusión Universal


Como autor y testigo de sus influencias me corresponde la responsabilidad de divulgar la esencia mágica de este símbolo para que sean reconocidos y usados como señales de un nuevo devenir para el arte y la cultura humana.
De este modo, los seres humanos que vivimos en el planeta, sin importar creencias, idiomas, razas ni geografías lo podremos admitir en nuestras mentes como el signo motivador de la vida singular de un libre pensador de nacionalidad peruana que consagró su existencia a la realización de un desempeño distinto, de corazón generoso y solidario por el bien común.
Agradecimiento
Mi público reconocimiento público a mis padres Enrique Charres y Manuela Vargas, y hermanos Jaime, Arnaldo, Celia y Félix; a amigos y colegas que me expresaron su aliento y solidaridad.
NOTA ADICIONAL
El primer texto ha sido escrito y publicado en el Internet el año 2010
El segundo documento, con algunas correcciones se ha publicado el año 2016.
Al estar disponible en el Internet, se convierte en un documento de uso público, libre y gratuito. Por tanto, se autoriza su reproducción o traducción a cualquier idioma del mundo, pero siempre citando los derechos de autor y la propiedad intelectual.
Reynaldo Charres Vargas
http://reynaldocharresvargas.blogspot.pe
COMPOSICIÓN ILUSTRACIONES DEL SÍMBOLO LSA.
En formato tridimensional, ver página siguiente:
NOTIFICACIÓN
Señor Vecino:
Se le notifica que debe retirar el perro que tiene abandonado en su propiedad en construcción, debido a que dicho animal aúlla de día y de noche, lo que viene causando molestias comprensibles entre los vecinos de la Urbanización Amauta y aledaños.
JLByR, 13 Noviembre 2016

 

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *