Evaluación económica de proyectos públicos y ambientales

Publicidad

Comparte este apunte

Evaluación económica de proyectos públicos y ambientales

Partes: 1, 2
Introducción
Evaluación de proyectos
Proyectos públicos
Proyectos de propósitos múltiples
Impedimentos para el logro de la eficiencia de los proyectos públicos
La tasa de interés en los proyectos públicos
Proyectos ambientales
Calculo de la relación beneficio-costo
La selección de alternativas mediante el análisis beneficio-costo
Problemas resueltos
Conclusiones
Bibliografía

INTRODUCCIÓN


La evaluación de proyectos persigue cuantificar y valorar a través de los ingresos y egresos el beneficio económico para la justificación de alguna inversión, sin embargo existe algunos atributos adicionales que son tomados en cuenta a la hora de evaluar algún proyecto como son; los beneficios que producirán a la comunidad o sociedad a la cual será dirigida la obra, es por ello que los proyectos financiados y operados por agencias gubernamentales ya sean federales, estatales o locales no realizan las evaluaciones con carácter lucrativo estrictamente sino, que deben realizar estudios de beneficios sociales, en caso contrario las empresas privadas l buscan el retorno a corto plazo de su inversión.
El objetivo de esta investigación de carácter documental en analizar de manera general el método de evaluación para los proyectos públicos a través de la relación beneficio-costo, la cual permite valorizar los beneficios que producirá alguna obra en relación a sus costo de inversión y mantenibilidad .
Para el desarrollo del tema denominado "Evaluación Económica de Proyectos públicos y ambientales" se citaran algunos conceptos básicos que nos permitirán entender de manera sencilla los parámetros necesarios para realizar dicha evaluación.
Entre las actividades del gobierno pueden clasificarse bajo los acápites generales de protección, embellecimiento, desarrollo cultural y beneficios económicos.

Evaluación de proyectos


La evaluación consiste en identificar, cuantificar y valorar costos y beneficios para toda la vida del proyecto. Para cada período, se estima el beneficio neto, que es la diferencia entre el valor de los beneficios y el de los costos. Si para un proyecto la suma de los beneficios netos, debidamente actualizados, es positiva, se puede afirmar que la situación con proyecto es mejor que la situación sin proyecto, o sea que la unidad económica estará mejor si ejecuta el proyecto que si no lo hace. Se han ideado diversos indicadores de la rentabilidad, cada uno de los cuales pretende resumir en un número los resultados de la ejecución del proyecto, a los efectos de ayudar en la decisión de ejecutarlo o no. Existe una regla de decisión asociada a cada indicador, la cual expresa cuál debe ser el valor mínimo (o máximo) del indicador para que el proyecto sea aceptable. El indicador más utilizado, y más confiable, es el valor actual neto (VAN). Se define como la suma de los valores actuales de los beneficios netos del proyecto, calculados utilizando la(s) tasa(s) de descuento que refleje(n) el costo de oportunidad de usar el dinero para ejecutarlo. También se utilizan otros indicadores, tales como la tasa interna de retorno (TIR), la relación beneficio/costo, y otros.
Es oportuno aclarar que, para realizar la evaluación y obtener los indicadores, se requiere reunir una serie de antecedentes referentes al problema que se quiere resolver, a lo que se espera ocurrirá si no se hace nada por resolverlo, a las posibles soluciones, a disposiciones legales y restricciones institucionales, entre otros. Será necesario hacer, en muchos casos, un estudio de mercado, un análisis de la tecnología disponible, un estudio de los aspectos
organizativos, de aspectos financieros, etc. Esto es lo que se denomina formulación (preparación) del proyecto. También es importante señalar que el proceso de formulación y evaluación de proyectos debe seguir un esquema de razonamiento, un orden, para llegar a la estimación de los indicadores. Y ese orden es aplicable a cualquier tipo de proyectos. El no hacerlo así suele inducir a grandes errores y a decisiones incorrectas.
Los estándares por medio de los cuales las empresas privadas evalúan sus proyectos son sustancialmente diferentes de los que son utilizables en la evaluación de los proyectos públicos. Los proyectos privados se evalúan, en general en términos de utilidades mientras que los públicos lo son en términos de bienestar general. El bienestar general tal como se expresa colectiva y efectivamente, constituye la base principal para la evaluación de los proyectos públicos. La existencia de una base para evaluar los proyectos públicos es absolutamente necesaria para poder tener una comprensión clara de las características de las agencias gubernamentales que las patrocinan.

Proyectos públicos


Los proyectos públicos, son un instrumento de intervención del Estado en aquellas áreas que corresponden a su misión y naturaleza. De manera general, el Estado tiene funciones importantes que cumplir en áreas económicas y sociales, bien porque no sea atractiva la intervención para el empresario privado, o bien porque se trate de servicios sensibles de naturaleza indelegable.
Clases De Proyectos Públicos: Las clases básicas de proyectos públicos se pueden clasificar en cuatro grandes categorías:
Protección:
Se logra mediante servicios militares, policía y protección contra incendios y el sistema judicial, entre otros. Como por ejemplo, fuerzas armadas, guardia costera, control de inundación.
Desarrollo Cultural:
Se alcanza mediante Instituciones Educativas, recreativas e históricas o instituciones o preservaciones similares, academias de fuerzas armadas, instalaciones recreativas, bibliotecas del congreso..
Servicios Económicos:
Incluyen transporte, generación de energía y programas de financiamiento de viviendas, servicio postal,
Recursos Naturales:
Podrían incluir la administración de zonas silvestres, el control de la contaminación, el control de inundaciones y conservación de la caza y pesca.

Proyectos de propósitos múltiples


El concepto de propósitos múltiples es común. Un proyecto público, por ejemplo, puede tener como objetivo la administración de zonas silvestres, donde los proyectos económicos (madera), de conservación de la fauna (venados, ardillas) y de recreación (zonas para acampar y caminar), consideran importante el uso del suelo. Los mencionados proyectos, también se les conoce como, proyectos de propósitos múltiples. Dichos proyectos se diseñan y construyen a fin de que sirvan a más de un propósito, y con estos se puede lograr una mayor economía global.
Lo anteriormente descrito es importante en estos proyectos porque involucran grandes cantidades de dinero, así como también la utilización de recursos naturales, como son los ríos. Sin embargo, que un proyecto público tenga cuatro o cinco propósitos, por lo general es conveniente, aunque al mismo tiempo, crea problemas económicos y administrativos ocasionando duplicidad en el empleo de instalaciones y, a veces, conflictos de intereses entre los varios propósitos y agencias involucradas.
¿Porque se hacen estudios económicos de proyectos públicos?
Al realizar un estudio económico para proyectos gubernamentales debe admitirse que dichos estudios con frecuencia no se pueden hacer en forma tan completa y satisfactoria como en el caso de los proyectos financiados por el sector privado. Sin embargo hay que recordar que las decisiones relativas a invertir y emplear capital en proyectos públicos deben ser tomadas por el público, por funcionarios elegidos o nombrados y también, por los administradores que por lo general no pueden usar las mismas medidas de eficiencia operativas que utilizan los administradores de empresas privadas.
La alternativa a basar dichas decisiones en los mejores estudios económicos posibles es el basarlas en corazonadas y en conveniencias. Es esencial, por lo tanto, que los estudios económicos se hagan lo mejor posible, pero con un conocimiento apropiado de la naturaleza de dichas actividades y de todos los antecedentes, condiciones y limitaciones relacionadas con ellas.
Los estudios económicos de proyectos públicos se pueden hacer desde varios puntos de vista, cada uno de ellos aplicables a ciertas condiciones. Muchos de ellos se hacen desde el punto de vista del cuerpo gubernamental involucrado, y es satisfactorio cuando se compara obras o métodos alternativos para lograr el mismo objetivo. En otros estudios se usa el punto de vista de los ciudadanos en un área restringida tal como en proyectos locales y autofinanciable o de servicios en los aquellos que deben pagar los costos son los beneficiarios directos del proyecto, también puede ser posible que dichos estudios involucren muchos intangibles y beneficios que non se puedan asignar a un grupo o personas en especial. En cada caso se deben evaluar en términos monetarios tantos factores como sea posible, porque por lo general esto será de suma utilidad al tomar decisiones con respecto al desembolso de fondos públicos, en caso contrario hay factores no monetarios que ha menudo tienen influencia en las decisiones finales.
Financiamientos de proyectos públicos
Existen diferentes maneras en que las unidades del Estado financian proyectos del sector público. La manera más obvia es, por su puesto, mediante tributación, como el impuesto sobre la renta, el impuesto sobre bienes, el impuesto sobre ventas y el impuesto a usuario de carreteras. Un segundo método es mediante la emisión de bonos o pagares.
Un tercer tipo de acopio de fondos incluye actividades generadoras de ingresos, como una planta de energía eléctrica propiedad del municipio, u otra actividad en la que se aplica un cargo para cubrir (o compensar parcialmente), el costo del servicio prestado. Sí bien estas son las principales fuentes de ingresos del gobierno, existen otras maneras gracias a las cuales este dinero puede ser transferido de una autoridad gubernamental a otra por medio de pagos directos, préstamos, subsidios y concesiones.
Cuando los gobiernos estatales o locales emiten bonos para el financiamiento de proyectos públicos, o cuando hay que tomar en consideración el costo que tiene el dinero para el gobierno federal, la tasa de interés casi siempre es menor que la que hubiese tenido que pagar una empresa privada existiendo implicaciones amplias en el financiamiento de este tipo de proyectos, tales como posibles efectos inflacionarios y reducción del desempleo.
Cuando el financiamiento se hace con la recaudación fiscal, surge una dificultad con respecto a la economía de un proyecto, puesto que por lo general no hay conexión directa entre los costos y los beneficios recibidos, por tal razón, con frecuencia hay una dificultad inherente al querer relacionar los beneficios con los costos.
Dificultades inherentes en los estudios económicos de proyectos públicos.
Existe un número de dificultades inherente a los proyectos públicos que tienen que considerarse al hacer estos estudios económicos los cuales van a conllevar decisiones económicas respecto a dichos proyectos. Algunas de ellas son las siguientes:
No hay un estándar de utilidades para usarlo como medida de la efectividad financiera.
No hay una medida monetaria de los beneficios prestados por un proyecto público.
Con frecuencia, hay muy poca o nada relación directa entre el proyecto y el público.
Política: Siempre que se utilizan fondos públicos existe la posibilidad de que se ejerza influencia política.
Motivación permanente del personal: En estos proyectos se encuentra ausente el lucro, o sea, el estímulo usual para tener una operación efectiva.
Restricciones legales: Los proyectos públicos por lo general están mucho mas limitados por las restricciones legales que lo de las compañías privadas.
En muchos casos las decisiones concernientes a proyectos públicos en particular con respecto a su concepción y autorización son tomadas por funcionarios elegidos cuya permanencia en su puesto es incierta.

Impedimentos para el logro de la eficiencia de los proyectos públicos


1.- La persona que paga impuestos y recibe servicio tiene muy poco o ningún conocimiento acerca del valor de las transacciones que tienen lugar entre el y su gobierno. En consecuencia, no tiene a la mano ninguna manera práctica para lograr evaluar si recibe en retorno de los impuestos lo que paga. Sus impuestos van a una bolsa común en donde pierden su identidad. El contribuyente, con muy pocas excepciones no recibe nada en intercambio en el momento o lugar en el cual paga los impuestos como para hacer una comparación sobre el valor de lo que paga y los beneficios que recibirá como resultado de su pago.
2.- La carencia de fuerzas competitivas para crear suficiente preocupación acerca del uso eficiente de los recursos. Esa situación es la consecuencia natural de ciertas características del gobierno y del medio de trabajo dentro de ese mismo gobierno.

La tasa de interés en los proyectos públicos.


Con el tiempo se han planteado muchos argumentos con respecto a la filosofía correcta que se debe utilizar en la selección de las tasas de interés. En la práctica, esta filosofía concuerda en cierta forma con las siguientes consideraciones con respecto a que tasa de interés se debe usar:
Cuando se utiliza para financiamiento dinero proveniente de los impuestos, una tasa de interés de 0% es adecuada.
El valor del interés deberá reflejar solo la tasa de preferencia de la sociedad en el tiempo.
La tasa de interés deberá ser igual a la que paga el gobierno por dinero prestado.
El costo de oportunidad de las inversiones perdidas por los inversionistas privados que pagan impuestos o compran bono dictan la tasa de interés adecuada.
El costo de oportunidad de las inversiones desperdiciadas por las dependencias gubernamentales a causa de restricciones presupuestarias dicta la tasa de interés adecuada.
Los proyectos del sector público, generalmente no son pensados para constituir empresas generadoras de utilidad, ya que el objetivo es la maximización de los beneficios sociales. La elección de la tasa de interés en el sector público tiene el propósito de determinar como se deben asignar los fondos disponibles de la mejor manera entre los proyectos en competencia, a fin de lograr las metas sociales.
Ejemplos típicos de proyectos públicos.
Se pueden distinguir los proyectos públicos por la característica de los productos que entreguen o de los beneficios que aporten; entre ellos se pueden encontrar: Proyectos de producción agropecuaria, de explotación minera o de transformación industrial, de desarrollo vial, electrificación, riego, proyectos de salud, saneamiento básico, educación, recreación, capacitación, alfabetización, vacunación, campañas de educación ciudadana, proyectos de investigación (estudios básicos), entre otros.
Evaluación económica y social de proyectos públicos.
La evaluación económica y social de proyectos públicos compara los beneficios y costos que una determinada inversión pueda tener para la comunidad de un país en su conjunto. No siempre un proyecto que es rentable para un particular es también rentable para la comunidad y viceversa. A este respecto la mencionada evaluación trabaja con el criterio de precios sombra o sociales, a objeto de medir el efecto de implementar un proyecto sobre la comunidad, considerando efectos indirectos y externalidades que generan sobre el bienestar de la comunidad.
Sin embargo siempre se encontrará que los proyectos sociales requieren del evaluador la decisión de correcciones de los valores sociales. Para ello, el estudio de proyectos sociales considera los costos y beneficios directos, indirectos extangibles y, además las externalidades que producen.
Los beneficios directos se miden por el aumento que el proyecto provocará en el ingreso nacional mediante la cuantificación de la venta monetaria de su producto, donde el precio social considerado corresponde al precio del mercado ajustado por algún factor que refleje las distorsiones existente del mercado del producto. De igual forma, los costros directos corresponden a las compras de insumos, donde el precio se corrige también por un factor que incorpore las distorsiones de los mercados de bienes y servicios demandados por el proyecto.
Los costos y beneficios sociales indirectos corresponden a los cambios que provoca la ejecución del proyecto en la producción y consumo de bienes y servicios relacionados con este.
Los beneficios y costos sociales intangibles, si bien no se pueden cuantificar monetariamente, se deben considerar cualitativamente en la evaluación, en consideración a los efectos que la implementación del proyecto que se estudia puede tener sobre el bienestar de la comunidad.
Son externalidades de un proyecto público los efectos positivos y negativos que sobrepasa la institución inversora.
En este tipo de evaluación pueden considerar los siguientes puntos de vistas:
Percepción de los beneficios: cuando un empresario construye y opera dos caminos en uso de una concesión pública, los beneficios estarán medidos por los ingresos que percibe por concepto de peaje.
Causación de costos. Supongamos que un empresario para construir un edificio cierra una vía publica, tiene un costo que el no paga pero que se causa en los demás y es el que corresponde a la incomodidad ocasionada por la imposibilidad del uso de la vía durante la construcción, aquí no se produce un costo financiero a la gente individual pero si se genera un costo para la sociedad representada por el grupo de personas afectadas por la realización del proyecto.
Valoración. Se establecen precios que sean los adecuados para expresar lo que les cuesta a la sociedad los recursos asignados a un proyecto.
Conceptos de beneficios y costos para el país
De acuerdo con lo explicado anteriormente, los beneficios de un proyecto para el país están dados por el valor que tienen para la comunidad los bienes y servicios que estarán disponibles adicionalmente debido al proyecto. Por otra parte, para producir esos bienes y servicios deben utilizarse recursos productivos. Los costos del proyecto están dados por el valor que tienen para la comunidad los bienes y servicios que serán utilizados por el proyecto, y que en consecuencia dejarán de estar disponibles para otros usos.
Sólo si los beneficios superan a los costos (todos debidamente actualizados) el país dispondrá de un adicional neto de bienes y servicios, y por lo tanto se podrá afirmar que el proyecto es conveniente para el país. En otras palabras, se podrá decir que el país estará mejor si ejecuta el proyecto que si no lo hace.
Veamos un poco más en detalle en qué consisten los beneficios y costos de un proyecto para el país.
Beneficios: el proyecto producirá bienes y servicios cuyo valor para el país depende de la utilización que se les dé. Obviamente si nadie desea utilizar esos bienes y servicios, ellos no tendrán ningún valor y por lo tanto no existirán beneficios atribuibles al proyecto. Normalmente, cuando un nuevo proyecto produce una cierta cantidad de un bien o servicio doméstico (es decir, no transable internacionalmente) se observa:
a) Un aumento en el consumo del bien.
b) Una disminución en la producción de otros productores del mismo bien.
En algunas situaciones extremas, ocurre uno solo de los efectos indicados.
El mayor consumo del bien es indudablemente un beneficio para el país puesto que proporciona satisfacción a quien lo consume (aparte de las externalidades que pueda ocasionar ese consumo). Por otra parte, la disminución de la producción de otros productores implica liberar recursos productivos que podrán ser usados en la producción de otros bienes, que a su vez podrán ser consumidos. En consecuencia, también constituyen beneficios del proyecto.
Entre los beneficios que son directamente atribuibles al proyecto para distingue entre los beneficios que son directamente atribuibles y otros que están asociados de manera indirecta. Los beneficios se clasifican de manera general como sigue:
Beneficios principales: representan el valor de aquellos productos o servicios directos derivados de las actividades para las cuales se han diseñado el proyecto.
Beneficios secundarios: representan el valor de aquellos productos o servicios adicionales generados por las actividades del, o estimulados por, el proyecto.
La mayoría de los proyectos públicos producen beneficios principales y secundarios. Los proyectos de irrigación aumentan la productividad de las cosechas (beneficios principales) paralelamente con un aumento en la solidez económica de los agricultores (beneficios secundarios).
Costos: Para producir bienes y servicios el proyecto va a utilizar recursos productivos, llamados insumos (bienes y servicios tales como mano de obra, materias primas, maquinarias, etc.). Su valor depende de los usos alternativos que esos recursos tienen para el país. En el caso extremo en el cual un recurso no tiene usos alternativos, su costo es nulo, puesto que el país no sacrifica nada por el hecho de utilizarlo en el proyecto. En general, los recursos tienen usos alternativos. En el caso de insumos domésticos, si un proyecto utiliza una cierta cantidad, normalmente se observa:
a) Una disminución de su uso (consumo) en otras actividades, es decir que se desplaza a otros demandantes.
b) Un aumento de su producción.
En ambos se trata de un costo para el país, pues ocurre exactamente lo contrario de lo explicado en el caso de los beneficios. Por una parte, una disminución del consumo, con su correspondiente reducción en la satisfacción. Por otra parte, un aumento en la producción del insumo en cuestión, que implica utilizar recursos productivos. En caso de no ejecutarse el proyecto, esos recursos podrán ser utilizados en la producción de otros bienes, que a su vez serán consumidos.
Un párrafo aparte merecen los bienes transables internacionalmente. Si un bien producido por el nuevo proyecto es importable o exportable, lo normal es que como consecuencia del proyecto el país obtenga divisas adicionales, pues con proyecto se importa menor cantidad del bien (si es importable) o se exporta mayor cantidad (si es exportable). En la mayoría de los casos no se observan cambios en el consumo ni en la cantidad producida por otros productores domésticos. Las divisas adicionales que están disponibles el país debido al proyecto constituyen un beneficio, puesto que se trata de poder de compra de bienes que se transan internacionalmente. Exactamente lo contrario ocurre si un bien (insumo) utilizado
por el proyecto es importable o exportable: el país pierde divisas como consecuencia del proyecto y ello constituye un costo.

Proyectos ambientales


La economía ambiental tiene que desempeñar un papel importante en el diseño de las políticas públicas para el mejoramiento de la calidad ambiental. Existe un enorme rango de variedad de programas y políticas de carácter público dedicado a los asuntos ambientales, en todos los niveles de gobierno: locales, estadales, regionales, federales e internacionales.
Los proyectos ambientales constituyen ampliamente el trabajo de los científicos naturales, quienes se concentran en el rastreo y descripción de los impactos físicos de proyectos o programas, siguiendo en particular los complejos vínculos que diseminan estos impactos a través del ecosistema.
Análisis de impacto ambiental
Un análisis de impacto ambiental (AIA) es básicamente la identificación y estudio de todas las repercusiones ambientales significativas que se generan a partir de una actividad. En su mayor parte, éstas se concentran en los impactos que se esperan surjan a partir de una decisión propuesta, aunque, en retrospectiva, el AIA es también de gran importancia, especialmente cuando se realizan para asegurarse de que los pronósticos anteriores hayan sido precisos. Los AIA se pueden llevar a cabo para cualquier acción social, pública o privada, industrial o domestica, local o nacional. Constituyen ampliamente el trabajo de los científicos naturales, quienes se concentran en el rastreo y descripción de los impactos físicos de proyectos o programas, siguiendo en particular los complejos vínculos que diseminan estos impactos a través del ecosistema.
Análisis del impacto económico
Cuando el interés se concentra en cómo una acción determinada afectará un sistema económico, en su totalidad o en términos de sus diversas partes se puede hablar de un análisis del impacto económico. En la mayoría de los países usualmente existe un amplio interés en el impacto de las regulaciones ambientales en la tasa de crecimiento económico. Algunas veces la concentración estará en el seguimiento de las ramificaciones de un programa público para determinadas variables económicas.
Análisis costo- beneficio
Debido al espectacular crecimiento en el tamaño de los gobiernos y a la ausencia de presiones competitivas para hacer un uso más eficiente de los recursos, hay una creciente necesidad por entender claramente la deseabilidad económica del uso de estos recursos. El problema general de decisión consiste en asignar los recursos disponibles de tal manera que el bienestar general de la ciudadanía se maximice. Para ayudar a alcanzar este objetivo son muchas las agencias en los gobiernos que se acogen a métodos que miden de alguna manera cuantitativa la deseabilidad de ciertos programas y proyectos. De estos métodos, el más ampliamente utilizado es que se conoce con el nombre de análisis costo- beneficio.
Cuando se utiliza el análisis de costo- beneficio, la medida de la contribución de un proyecto al bienestar general se establece, normalmente, en términos de los beneficios que "cualquiera puede acumular en algún momento" y el costo en el cual se incurrirá. Para que un proyecto se considere deseable los beneficios deben exceder sus costos o, en otras palabras la relación entre los beneficios y los costos deben ser mayor que la unidad. De no ser así la unidad gubernamental estaría incumpliendo con su responsabilidad al emplear los recursos públicos de una manera tal que produciría una disminución neta en el bienestar general de la ciudadanía.
Relación beneficio-costo.
La relación Beneficio Costo la define Prest y Turvey como: "una manera práctica de evaluar la conveniencia de proyectos en los que es importante tener una visión de largo alcance (en el sentido de considerar las repercusiones en el futuro lejano, lo mismo que en el futuro próximo) y una visión amplia (en el sentido de responder de los efectos colaterales de muchas clases en muchas personas, industrias, regiones, etc.); es decir, implica la enumeración y evaluación de todos los costos y beneficios pertinentes".
Un punto de vista práctico es que con esta relación casi nunca se persiguen fines de lucro y la mayoría de los proyectos buscan beneficios múltiples, algunos de los cuales no se pueden medir en forma precisa en termino monetario, prácticamente todos los estudios económicos de proyectos públicos se hacen comparando los costos anuales o determinando la relación de los beneficios anuales a los costos anuales. Si los beneficios y los costos involucrados no son uniformes, se puede usar la técnica del valor presente de los bonos, calculándose la relación beneficio-costo a partir del valor presente de los beneficios y del valor presente de los costos.
Es evidente que cuando se hacen estudios económicos por el procedimiento de la relación B-C se presentan dos problemas. Primero, la tasa de interés que hay que utilizar en la amortización de los bonos, o en el cálculo de la depreciación, y como cargo requerido por el uso del capital, donde el financiamiento se hace a través de una emisión de bono, siendo la principal preocupación los beneficios o ingreso los cuales deben ser iguales a los costos durante el plazo de la emisión, periodo en el cual se deben cubrir los costos de amortización e intereses.
El segundo problema relacionado con la utilización de la relación B-C en estudios de proyectos públicos es el hecho de que todos los beneficios se tienen que evaluar en términos monetarios. La asignación que se les haga de valores monetarios deben ser por lo general bastante arbitraria y no debe esperarse que todas o incluso dos personas estén de acuerdo con respecto al valor monetario de estos intangibles.

Calculo de la relación beneficio-costo


Antes de calcular una relación B/C, todos los beneficios, desbeneficios y costos que se utilizaran en el cálculo deben convertirse a una unidad monetaria común, como en los cálculos de valor presente, valor futuro, o unidades monetarias por año, como en las comparaciones de costo anual. Independientemente del método utilizado en el análisis B/C, este índice, cuya utilización es muy frecuente en estudios de grandes proyectos públicos de inversión, se apoya en el método del valor presente neto.
La relación beneficio- costo (B/C), se calcula de la siguiente manera:
1.- Se calcula el valor presente de los ingresos asociados con el proyecto en cuestión.
2.- Se calcula el valor presente de los egresos del proyecto.
3.- Se establece una relación entre el VPN de los ingresos y el VPN de los egresos, al dividir la primera cantidad por la segunda. El resultado de tal división es la relación beneficio- costo:
Debemos observar que la relación beneficio costo es una función de la tasa de interés que se emplea en los cálculos del VPN de los ingresos y egresos, de modo que al calcular este índice con propósitos decisorios, es preciso utilizar la tasa de interés de oportunidad.
Por otro lado existe otra forma de calcular la relación B/C que se da por la expresión siguiente:
Donde:
Beneficios: son ventajas en términos de dinero que recibe el propietario.
Desbeneficio: son desventajas para el propietario que posee el proyecto bajo consideración.
Costos: son gastos anticipados para construcción, operación, mantenimiento, etc. Menos cualquier valor de salvamento.
Como el análisis beneficio- costo siempre se utiliza en los estudios económicos realizado por los agentes gubernamentales es útil pensar que el propietario es el público y el que incurre el los costos es el gobierno.
La relación beneficio- costo puede asumir los siguientes valores:
Cuando su valor es superior a la unidad, significa que el VPN de los ingresos es superior al de los egresos, es decir, que el VPN de todo el proyecto es positivo y en consecuencia el proyecto es atractivo.
Cuando el valor de B/C es igual a 1, el valor presente neto de los ingresos es igual al de los egresos; cuando esto acontece, el valor presente neto de todo el proyecto es cero. Por consiguiente, en tales circunstancias el proyecto es indiferente y la tasa de interés utilizada representa la tasa interna de rentabilidad del proyecto.
Cuando el valor de esta relación es negativo, tenemos un proyecto en el cual el VPN de los ingresos es menor que el de los egresos, lo cual señala que el VPN de todo el proyecto es negativo, es decir, que el proyecto es no atractivo.
La relación modificada B/C, es un soporte valiosísimo, incluye los costos de operaciones y mantenimiento (O & M) en el numerador y se trata de manera similar a un desbeneficio. El denominador, entonces, contiene solamente el costo de inversión inicial. Una vez todas las cantidades sean expresadas en valor presente, valor anual o valor futuro, la relación modificada de B/C se calcula como
Si cualquier valor de salvamento se incluye en el denominador como en el método convencional, la relación B/C modificado obviamente dará un valor diferente que en el método correcto. Sin embargo, como los desbeneficios, la magnitud de la relación modificada puede cambiar, pero no la decisión de aceptar o rechazar.
Una evaluación de beneficio/ costo que no involucra una relación está basada en la diferencia entre beneficio y costo, esto es B-C. en este caso, si B-C es mayor o igual que cero el proyecto es aceptable. Este método tiene la ventaja obvia de eliminar la discrepancia señalada anteriormente.

La selección de alternativas mediante el análisis beneficio-costo


Al utilizar la ecuación anterior, es importante reconocer que los beneficios y costos utilizados en los cálculos representan los incrementos o diferencia entre las dos alternativas. Este siempre será el caso, puesto que algunas veces la alternativa de no hacer nada es aceptable.
Tomando en cuenta que en un análisis B/C los costos no van precedidos por un signo menos, se podría describir el procedimiento para determinar e interpretar apropiadamente las razones B/C al comparar alternativas utilizando la convención del signo positivo para los costos. Debe tenerse cuidado al determinar la relación B/C para asegurarse de que la interpretación de los resultados sea la correcta. A este respecto, la alternativa con los costos total más grande siempre debe ser la alternativa justificada; es decir, se acepta la alternativa de mayor costo solo si los beneficios incrementales justifican el costo de inversión agregado. Esto es correcto aun sí la alternativa de mayor costo es la alternativa existente (no hacer nada).
Selección de alternativas utilizando análisis b/c incremental
Para este tipo de selección es necesario recordar los conceptos de alternativas mutuamente excluyentes y de alternativas o propuestas independientes. Para alternativas mutuamente excluyentes, solo puede seleccionarse una entre varias y que es necesario para comparar las alternativas entre sí, lo mismo que frente a la alternativa de no hacer nada, cuando esto sea lo apropiado. Cuando las propuestas son independientes, puede escogerse más de una y es necesario comparar las alternativas solo contra la alternativa de no hacer nada. Simplemente se debe calcular el valor B/C para cada propuesta y seleccionar todas las que tienen B/C =0.
En general, en un análisis B/C, es conveniente, pero no necesario, calcular primero una razón B/C global para cada alternativa, utilizando los valores VP o VA totales determinado como preparación para el análisis incremental. Cualquier alternativa que tenga un B/C global <1.0 puede ser eliminada de inmediato y no necesita ser considera en el análisis incremental.

PROBLEMAS RESUELTOS:


1.- Un proyecto de adecuación de tierras requiere el siguiente calendario de inversiones:
Durante el primer año$50.000.000
Durante el segundo año $100.000.000
Durante el tercer año$100.000.000
De allí en adelante y durante 4 años, se deben invertir $10.000.000 anual para mantenimiento. Se estima que con este proyecto se recuperarán 10.000 hectáreas, cada una de las cuales puede producir un neto de $ 10.000 en productos agrícolas, después de deducir los costos de fertilizantes, equipo, etc. el costo de la mano de obra no se tiene en cuenta, ya que el gobierno le ha asignado un valor de oportunidad de cero. ¿Cuál es la relación beneficio- costo de este proyecto, si el gobierno utiliza una tasa de interés de oportunidad de 10% anual?
Solución: Ante todo, dibujamos el gráfico de flujos de dinero asociado con este proyecto.
Calculamos ahora el valor presente de los ingresos y de los egresos, por separado:
Calculamos finalmente la relación beneficio- costo
Este dato indica que el proyecto de adecuación de tierras es atractivo, ya que el valor obtenido es superior a 1.
2.- Para un nuevo segmento de una nueva autopista interestatal hay dos rutas bajo consideración. La ruta larga tendrá 25 kilómetros de longitud y su costo inicial será de $21 millones. La ruta corta que atraviesa la montaña tendrá 10 kilómetros de longitud y su costo inicial será de $45 millones. Los costos de mantenimiento se estiman en $400.000 anuales para la ruta larga y $ 15.000 anuales para la ruta corta. Sin importar cuál ruta se seleccione, se espera que el volumen de tráfico sea de 400.000 vehículos por año. Si se supone que el gasto de operación de vehículos es de $ 0.27 por kilómetro, determine cuál ruta debe seleccionarse mediante (a) el análisis B/C modificado. Suponga una vida infinita para cada carretera, una tasa de interés del 6% anual y que una de las vías será construida.
Costo/ Ruta
Ruta L
Ruta C
Costo Inicial
21.000.000
45.000.000
Costo Anual de Mntto.
40.000
55.000
Costo Anual de Usuario
2.700.000
1.080.000
Solución: Como la mayor parte de los costos ya están analizados, se utilizará el método de CAUE para obtener el costo anual equivalente. Los costos que se usarán en la relación B/C son el costo inicial y el costo de mantenimiento:
CAUEL=
21.000.000
(A/P,6%,?)
40.000
21.000.000
0,06
40.000
1.300.000
CAUEC=
45.000.000
(A/P,6%,?)
15.000
45.000.000
0,06
15.000
2.715.000
Los beneficios en este caso están representados por los costos de los usuarios de las carreteras puesto que estos son costos "al público". Los beneficios sin embargo no son costos de los usuarios aislados, sino la diferencia en costos de los usuarios si se selecciona una alternativa con preferencia a la otra.
Para los beneficios:
Aquí se ve un beneficio anual de $1.080.000 – $2.700.000 = -$1.620.000, si se prefiere la ruta C en lugar de la ruta L. Por los costos C asociados con esos beneficios están representados por la diferencia entre los costos anuales de las rutas C y L. por lo tanto:
C=
CAUEC
CAUEL
2.715.000
1.300.000

1.415.000
La relación B/C puede calcularse:
B/C=
1.620.000
1.415.000
1.14
La relación B/C da mayor que 1 se justifica la de mayor inversión, en este caso, deberá seleccionarse la ruta corta.
3. Pueden utilizarse cinco métodos para recuperar grasa de una corriente de agua residual producida por una planta. Los costos e ingresos de inversión asociados con cada una se muestran a continuación. Suponiendo que todos los métodos tienen una vida de 10 años con valor de salvamento de cero, determine cuál debe seleccionarse utilizando una taza de retorno mínima atractiva de 15% anual y un método de análisis B/C modificado. Considere los costos de operación como costos M&O en el método B/C modificado.
1
2
3
4
5
Costo inicial, $
15,000
19,000
45,000
33,000
48,000
Costo de construcción, $
10,000
12,000
9,000
11,000
13,000

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *