Asma bronquial: tratamiento curativo/radical

Publicidad

Comparte este apunte

Asma bronquial: tratamiento curativo/radical

Etiopatogenia del asma bronquial
Tratamiento radical del asma bronquial

El asma Bronquial tan solo es una complicación más, dentro del inmenso archipiélago de síndromes sufrientes hipotalámico/viscerales que patrocina la benigmaligna Sinusitis. Sus emanaciones radiantes irrito/sofocantes producidas ininterrumpidamente por sus focos sinusales esfenosíticos habitualmente inflamados, terminan agrediendo a su contigüo vecino el Hipotálamo, organela cerebral líder del Sistema Nervioso Autónomo, anatómicamente asentado sobre éstos, todo lo cual inicia infeliz y progresivamente la consolidación del recientemente esclarecido: Proceso Degenerativo Sinuso/Hipotalámico (PDS/H). (web: Enfermedades Víscero/Glandulares Virgilio Blanco). Estas radiaciones esfenosíticas nocivas, son las mismas que impactan al nervio óptico, (al doble de distancia con respecto al Hipotálamo), cuando en su recorrido aferente desde la órbita al quiasma, en un corto trayecto se aproxima por la vecindad de estos senos esfenoidales siempre afiebrados; impactos ininterrumpidos radiantes e irritantes, que terminan acusándole al II par craneano una perineuritis que acarrea la popular fotofobia, síndrome patognomónico histórico de la benigmaligna SINUSITIS. Agresión neurítica óptica que de forma real y concreta, confirma certeramente sin lugar a ninguna dudas, la persistencia ya ancestral de estas radiaciones esfenosíticas nocivas.
PDS/H entidad usurpadora, cuyo único nefasto destino es liderar y estimular la siembra de numerosos síndromes sufrientes concomitantes por sistémicos, potencialmente sobre todo este territorio viscero/glandular, otrora, regimentado militantemente por el originario HIPOTÁLAMO. que garantizaba apropiadamente: el trofismo, la homeostasia global, coordinación, la integración, y la ordenación o ejecución del reinicio puntual, oportuno y preciso de la entrada en actividad de una víscera en particular o, su inhibición correspondiente. Alarmas inicialmente subclínicas por minúsculas, habitualmente canalizadas mediante feed back retroalimentadores que de ordinario eran recibidos como estímulos prioritarios a partir de dietas tróficas orgánicas inapropiadas en cantidad o desbalanceadas, todos los cuales automáticamente igualmente eran respondidos de manera puntual, oportuna y precisa, comienzan a ser ignorados por lo que este proceder contranatura confirma la escalada usurpadora de este nuevo seudolíder: PDS/H. El HIPOTALAMO originario es una megacomputadora biológica absolutamente confiable y autónoma, condición que le garantizó su encumbramiento ancestral jerárquico, como piloto automático líder de la nave Sistema Nervioso Autónomo, impuesto por la línea evolutiva ontogénica cerebral, hasta que comenzó a ser lesionado por las radiaciones nocivas esfenosíticas desde tiempos prehistóricos, por lo que desde entonces, la garantía del fiel cumplimiento de los compromisos vitales encomendados a este líder natural, sobre el resguardo de la morfofuncionalidad global víscero/glandular, su trofismo, su metabolismo, el hambre, la sed, la tensión arterial, la homeostasia global, y por supuesto la longevidad natural del paciente, etc, etc., han quedado al garete desde centurias atrás. PILOTO ATOMATICO que dejó a la Corteza Cerebral deslastrada de manera absoluta de toda responsabilidad doméstica corporal, por lo que tan solo y bajo su libre albedrío, ésta seguirá vacacionando a tiempo completo, empotenciando felizmente la inteligencia del humano aprendiendo a aprender continuamente por siempre. Las actividades normales vitales y rutinarias de ordenación, coordinación, integración, trófica, homeostasia, etc., que otrora ejecutaba de manera habitual, exitosa, ininterrumpida el auténtico Hipotálamo, contemporáneamente acusan entrabamientos de larga data,, visibles, concretados por el estado insalubre en grado variable que acusa este archipiélago viscero/glandular, por lo que es imperativo recuperarlas por supuesto, mediante tratamiento específico exclusivo antisinusítico, terapia única que garantiza la difuminación progresiva del PDS/H, lo que incidirá ineludiblemente en la recuperación plena de las funciones originarias de este líder natural del Sistema Nervios Autónomo, el HIPOTÁLAMO. Reemprendimiento saludable terapéutico, que progresivamente le devolverá sus capacidades funcionales: mediante a) Revitalizando su vía directa bioquímica celular, ya por la normalización de la secreción de sus principios excitadores o inhibidores propios hipotalámicos y de hormonas, que de manera puntual, precisa y oportuna controlan o ponen automáticamente en marcha cualquiera actividad viscero/glandular en particular; b) ya empoderando la actividad controladora sobre la Hipófisis (directora de la orquesta endócrina), ordenándole vía hormonal propia, que mediante la secreción de sus hormonas trofinas regule la actividad de una glándula de secreción interna en particular, por lo que todas estas glándulas vuelven indirectamente a estar bajo su estricto comando, como la tiroides, suprarrenales, paratiroides, etc).; c) Recuperando y activando de manera natural y ordinaria la integración de los centros simpáticos tóraco/lumbares y parasimpáticos cráneo/sacros, lo que le permite con total precisión recuperar y controlar la apertura o cierre de los vasos pediculares arteriolares orgánicos, indispensable para el suministro apropiado y oportuno del vital trofismo……(correo:medicinadelsigloxxv(a)gmail.com) .
La población mundial contemporánea sufriente de esta benigmaligna infección primogénita sinusitis desde edad temprana (las pocas excepciones confirman esta regla), la que no ha sido diagnosticadas ni tratadas adecuadamente con terapia antisinusítica moderna, ineludiblemente están reeditando el mismo viacrucis de visceropatías que minó la salud de sus ancestros generación tras generación, con variantes desde luego: cefaleas sin migrañas, gastritis sin anemia aclorhídrica, faringoamigdalitis repetitivas sin hipoacusia pero con acné facial, rinitis sin poliposis nasal coronada por el síndrome del respirador bucal, las traqueobronquitis recidivantes que no terminan en Asma Bronquial; la gastritis que se estacionó en úlcera gástrica y nunca llegó a cáncer gástrico; el hígado graso que no avanzó a litiásico pero si a cirrótico y hasta hepatocarcinoma; el sufrimiento del complejo pancreático Langherans con niveles variables de insulina que no termina en diábetes, la prostatitis que acusa niveles variable de antígenos sin cáncer prostático; la dismenorrea que acarrea infecundidad puede coronarse con un embarazo ectópico; la cardiopatía sin infarto; el estreñimiento sin la acompañante hemorroides, diverticulosis que transcurre ajeno a cáncer de colon; la insuficiencia renal crónica terminal en su segunda fase litófila sin acuse de los habituales cólicos nefríticos, la dacrioconjuntivitis que no pasó a Blesfaredema, el apetito exagerado en las damas que aún no son obesas, tan solo como ejemplos.
LOS COMPONENTES ORGANICOS DEL APARATO RESPIRATORIO, terminan también absolutamente tocados por el avenimiento de incumplimientos de compromisos impostergable con la viscería orgánica general, situación acusada en primer lugar, por dificultades distróficas que llevan inexorablemente al debilitamiento paulatino de las reservas orgánicas vitales, lo que ineludiblemente favorece el florecimiento de puntos inflamatorios fríos por degenerativos/distróficos (nunca infecciosos inicialmente), en la intimidad de las vísceras. Repito, entrabamientos in situ como signos del inicio de círculos viciosos disrregulantes funcionales, provocados a su vez por la entrega de aportes de nutrientes que dejan mucho que desear en cuanto a oportunos, precisos y apropiados; pandemonio habitual propio de este PDS/H, el que con muchísima suerte muy pocos personas en este mundo no lo vivirán, por su condición de sinusíticas por lo que la gran mayoría serán víctima de las enfermantes disonancias entrabantes de los perturbados mecanismos feed back periféricos retroalimentadores, empoderados infelizmente a su vez, por las respuestas confusas muy propias del este usurpador PDS/H.

Etiopatogenia del asma bronquial


Desde muy temprana edad, los focos infecciosos irrito/inflamados esfenoidales, mantienen continuamente encendidos sus radiantes dardos sofocantes sobre su vecino contigüo: el Hipotálamo, la organela piloto automático de la nave Sistema Nervioso Autónomo. Está situado contigüo, encima de los senos paranasales esfenoidales, siempre irrito-inflamados por la presencia infecciosa de la infaltable SINUSITIS, por lo que esta coexistencia anatómica peligrosa termina victimizándolo inevitablemente, por su condición de blanco cercano contigüo impelable, ocasionándole un recalentamiento nocivo ininterrumpido, lo que finalmente conduce al Proceso Degenerativo Sinuso/Hipotálamico (PDS/H), cuya dinámica disrregulante produce progresivamente directrices confusas, por lo que las secuelas de estas irregularidades centrales aguas abajo, que provocan inevitables entrabamientos potencialmente dentro este inmenso archipiélago orgánicos, de sindromepatías sufrientes inicialmente disfuncionales por distróficas. En el caso específico del Aparato Respiratorio los futuros ASMATICOS, previamente sufren concomitantemente los síndromes precursores del Asma, iniciándose esta incursión desde la parte nasal externa hasta lo profundo del árbol respiratorio, con reagudizaciones periódicas escalonadas: rinitis, faringitis, adenoiditis, amigdalitis, hasta que la traqueobronquitis recidivante conquista finalmente el Asma Bronquial.
Este esclarecimiento del modus operandi de la benigmaligna Sinusitis como protagonista del PDS/H, seudolíder que a su vez deja de cumplir fiel y oportunamente con el trofismo, etc., que lleva a los órganos a una variable condición de inanición, condición de sufrimiento variablemente hasta extrema, que conlleva la pérdida importante de sus globales defensas, situación que definitivamente aclara sobre bases concretas, el origen distante por central no solo del síndrome asmático en particular, sino de la totalidad de las nosologías víscero/glandulares de origen y desarrollo progresivamente natural, por supuesto. La puesta en evidencia de este ancestral y recóndito Proceso Degenerativo Sinuso-Hipotalámico (PDS/H), constituye un fenomenal acontecimiento por demás significativo, porque subraya una línea de separación histórica entre un antes y el después, primero y principalmente con respecto al ensamblaje urgente por prioritaria, de la CONDUCTA CLINICA PREVENTIVA, la que brilla por su inexistencia desde siempre dentro de este territorio víscero/glandular, históricamente secuestrado hasta ahora, convertido en una inmensa parcela insalubre, cohabitado a la vez por muchas nosologías de larga data en el paciente sinusítico, que se han hecho crónicas bajo los cuidados de colegas especialistas, porque siguen siendo reiterativamente tratadas bajo el esquema tradicional, con la meta de mantenerlas bajo perfil, obligadamente debido a la poca existencia de medicamentos tradicionales paliativos existentes ya históricos, como es el caso del Asma Bronquial, nosología paulatinamente incapacitante y extremadamente estresante, que envuelve al asmático dentro de una atmósfera de ansiedad, insomnio, asfixia, dolor pectoral, sensación inminente de muerte, etc., sindromepatía que ineludiblemente termina letal y habitualmente en una neumonía o en neumotórax, desenlace inaceptable que atestigua contemporáneamente la parálisis de una clínica médica específica neumonológica que se mantiene varada desde décadas atrás, a la vera del camino evolutivo. Otras patologías concomitantes tratadas igualmente de manera simplonas, que ya han cruzado la línea de su irreversibilidad o cancerizadas, por lo que solo cuando más ocasionalmente se rescata quirúrgicamente una tajadita de cualquiera de estos órganos internos, víctimas de una patología terminal como Úlcera Gástrica, Fibromiomas, Anexitis, entre otras.
Es menester poner sobre el tapete el devenir innovador de fuerzas esperanzadoras que comience a edificar una praxis clínica preventiva con la cual este gran territorio corporal víscero/glandular comience a ser rescatado de la condición de secuestro por el denominador común acto operatorio mutilante, por demás pragmático, hipertrofiado abusivamente, (mayormente dentro del marco ginecológico), tanto que su panza fenomenal, hasta ahora le ha servido graciosamente para justificar su impedimento para tan siquiera acurrucarse para contemplar la cunita donde por fuerza inteligente superior redentora, nacerá la medicina PREVENTIVA VISCERO/GLANDULAR GENERAL (correo:medicinadelsigloxxv(a)gmail.com)
En segundo lugar, la aceptación y asimilación de esta verdadera reciénesclarecida etiopatogenia, a distancia significativa de las vísceras en general, resultado de una búsqueda dinámica innovadora de larga data: el Proceso Degenerativo Sinuso/Hipotalámico (PDS/H), el verdadero proceso natural desencadenador originario de la sistémica globalidad de siembras de patologías viscerales y por supuesto del ASMA BRONQUIAL. Confirmación que niega de plano definitivamente, las históricas etiologías solitarias de la generación espontánea in situ de los procesos sindromatopáticos víscero/glandulares.
Y tercero, se debe imponer progresivamente la discrecionalidad del tratamiento mutilante quirúrgico, dejando de exhibirlo como bandera al viento como la única e ineludible solución para la generalidad de estas nosologías, a las que habitualmente se les trata con terapias clínicas paliativas que final e infelizmente garantizan la pasantías por el quirófano; terapias sindromáticas que tienen como finalidad en primera instancia, correr la arruga que disimula la inevitable mutilación futura, aupada por el agravamiento del cuadro de irreversibilidad incidiosa que habitualmente desarrolla el proceso patológico orgánico en cuestión, durante el tiempo consumido por estas terapias simplonas sucesivas. Todas estas nosologías viscerales a futuro, serán prevenibles con total facilidad, porque desde temprana edad, los niños (as) serán sometidos a tratamiento específico moderno de su infaltable sinusopatía, por lo que el llamado es prioritario a los Pediatras, para que incorporen dentro de su léxico y de su praxis clínica, la nomenclatura SINUSITIS.
Este esclarecimiento contundente de esta etiopatogenia hipotalámica/visceral plural por sistémica, de los síndromes sufrientes víscero/glandulares, que hasta ahora se instalan, florecen y se desarrollan lenta, pero sin pausa, que victimizan progresivamente a muchos componentes orgánicos, no tienen nada de novedosos porque son las mismas patologías viscerales ancestrales repetidas tras cada generación con pocas variantes, las que se han alzado desde siempre como un calvario para la gran humanidad. Esclarecimiento que debe ser tomado muy en cuenta como un acontecimiento megasignificativo por muy oportuno, que debe ser difundido con un S.O.S., que provoque a la vez sietemilmillones de ecos, que penetren las orejas de cada uno de los habitantes de este Planeta, muy especialmente las del gremio médico mundial y categóricamente los oidos de los Colegas Otorrinos, Internistas, Pediatras, Ginecólogos, Gastroenterólogos, Mastólogos, Nefrólogos, Endocrinólogos…. Para que reflexionen humana, profesional y científicamente sobre este humilde, pero histórico aporte que con luz propia iluminará los nuevos senderos por donde pisarán con total honestidad profesional, los médicos que desde ahora mismo se despierten frente a esta nueva y concreta realidad.
Es muy importante el seguimiento y rastreo de la involución favorable de todos estos síndromes viscerales precursores, porque atestiguan sin lugar a dudas el avance positivamente efectivo que garantiza la erradicación del Asma Bronquial. Involución exitosa progresiva, que se van produciendo habitualmente en orden inverso a su aparición invariamente dentro del conjunto de pacientes asmáticos: 1)el Asma Bronquial, (último síndrome respiratorio lineal aparecido en todos mis pacientes, se esfuma sin importar su siempre larga data, a partir de la primera consulta, al inicio de esta terapia moderna antisinusítica, repito, desaparece como por magia (!!¡¡); 2) la traqueobronquitis recidivante: a los 10 meses; 3) la faringitis: a los 15 meses y…4) finalmente la rinitis a los 20 meses, con ocasionales periodos de reagudizaciones posteriores, pues para la gripe y resfriado propiamente, estaremos siempre expuestos, porque hasta ahora no existen vacunas antivirales específicas efectivas para contrarrestar estas molestas asechanzas periódicas. Dentro de esta misma correlación, los síndromes acompañantes, que habitualmente continúan presentes en el paciente exasmático, circunstancias que obligan la continuidad de la terapia antisinusítica que garantiza finalmente su involución favorable, cito: hígado graso; la gastritis; la anemia aclorhídrica; litiasis biliar y renal. Otras por irreversibles, permanecen estacionarias para siempre: amenorrea, anemia ferropriva, diabetes. Muchas lesiones cuando ya crónicas, la Sinusitis no tratada las sigue empoderando infelizmente hasta que traspasan la línea de la crónica irreversibilidad, situación que las convierte en lesiones profundamente autónomas, conducta que las lleva hasta el grado de lesiones precancerígenas: quistes, endometriosis, miomas, úlcera gástrica, diverticulitis, nódulos tiroideos, mamarios, prostáticos, etc.. Repito, y pensar que la totalidad de todas esas calamidades viscero/glandulares serán prevenibles a futuro, tan solo con someter a los niños a tratamiento radical de su siempre presente SINUSITIS.

Tratamiento radical del asma bronquial


Crear esta novedosa terapéutica, consumió una porción importante de mi tiempo libre durante más de tres décadas. Finalmente luego de largos años de ejercicio clínico, el acumulamiento de los siempre resultados exitosos sobre esta nosología incapacitante respiratoria, sirven de base fundamental para afirmar contundentemente, que el Asma Bronquial se cura radicalmente, (resultados favorables desde el año 1.985), pero hasta recientemente, reconozco con total honestidad, que fue el esclarecimiento de este PDS/H (Proceso Degenerativo Sinuso/Hipotalámico), el que finalmente me reveló esclarecidamente sin lugar a dudas, la mecánica intrínseca del cómo este tratamiento antisinusítico específico moderno, ERRADICA el Asma Bronquial, al mismo tiempo que la dismenorrea, la migraña, el estreñimiento, las hemorroides, el apetito exagerado en las damas que las catapulta hasta obesas, etc., sindromepatía siempre plural que inicia su declinación progresiva y definitiva dentro del espacio temporario de 45 días( consumidos por las 3 primeras consultas) y….. posterior y consiguientemente de manera consecutiva, el resto de las visceropatías coexistentes, siempre por supuesto, que no hallan rebasado la línea de su crónica irreversibilidad, como es al caso epidémico de la Insuficiencia Renal Crónica, cuya incursión habitual hasta su fase TERMINAL ANURICA, estadio insufrible, tan solo prevenible dentro de su primera fase arenófila, con mayor garantía que en su segunda etapa litófila. Nefropatía sorprendentemente epidémica, que acusa públicamente la gravedad de su desenfocada etiopatogenia.
Resumen del tratamiento radical del ASMA BRONQUIAL:
UNICO: Se enfoca en primer lugar como blanco terapéutico específico a la global infección SINUSITIS, de manera sostenida y persistente.
Componentes terapéuticos:
a)varias gotas de solución mucofílicas nasales, a base de sustancias vegetales, que provocan un apropiado y graduable drenaje diariamente. Durante lal
largos meses.
b) una única ampolla de 1 cc de corticoides i/m, que tiene como base betametasona.
c) Ampicilina de 500 mgs, dos cápsulas cada 8 horas, por espacio de 10 días. En los niños: pre/suspensión (250 mgs).
d) Expectorantes naturales: aceite de pescado y paraiso (raices de hiervas)… dosis adulto (cada 8 horas= 2 cucharadas soperas de c/u); luego de 1 mes, ya variable pero persistente, adecuándola a la expectoración. En niños, dosis proporcional.
e)Bicarbonato de sodio: variablemente durante varios meses (facilita la flatulencia).
Segunda consulta (15 días después):
a) Se mantienen las indicaciones a, d, e, adecuándolas por supuesto.
c) Se administra antiparasitarios apropiados para la edad, prescripción que pocos días después, provoca la recuperación de la fluidez del sueño, visiblemente perturbado por la situación indigesta más la siempre significativa carga parasitaria abdominal, como fruto de la mucopurulencia sinusal que los nutre y garantiza su multiplicación. Horas de sueño posteriores que comienzan a transcurren naturalmente en los niños, sin chasquidos de dientes, de sobresaltos ni gritos, etc.
Tercera consulta…y subsiguientes controles mensuales, persiste el a, d, e….. Se agregan vacunas específicas periódicas: ommunal para niños y (sobresitos o cápsulas). Luivac, Ismigen, immubron entre otras vacunas.….. todas las cuales tienen que administrarse por vía oral, tan solo luego de tener bajo control el síndrome indigesto general (fuera de parasitosis, estreñimiento o colon irritable, ni hemorroide, ni timpanismo ni cólicos abdominales, es decir, dolencias que tienen que haber sido superadas desde los 2 o 3 siguientes meses de iniciada esta terapia antisinusítica, de lo contrario, estos productos nobles corren el riesgo de terminar en la poceta. Nota principalísima: las gotas nasales mucofílicas son el eje sine qua non de esta terapia moderna antisinusítica y, no existen en el mercado.
LOS SIGUIENTES GRANDES DETALLES, SON POR DEMAS IMPORTANTES TENERLOS EN CUENTA:
a) El PDS/H (Proceso Degenerativo Sinuso/Hipotalámico) recientemente esclarecido, es la primera verdadera enfermedad de mayor relevancia jerárquica, por su empotenciada actividad contundentemente autónoma para promover y aupar la siembra y desarrollo de múltiples síndromes sufrientes concomitantes por sistémicos, a todo lo largo y ancho del archipiélago víscero/glandular corporal.
Los protagonistas que ensamblan este usurpador neolíder son:
a): la Sinusitis, universalmente presente en cada individuo desde muy temprana edad (las pocas excepciones si las hubiere confirman esta regla) y, b): los agentes radiantes irrito/sofocantes contigüos esfenosíticos, que alcanzan con absoluta facilidad al Hipotálamo, líder natural originario del Sistema Nervioso Autónomo, quien permanece libre de toda protección en situación de vulnerabilidad soberana, por lo que es agredido ininterrumpidamente por estos agentes nocivos invisibles pero concretamente reales, procedentes de los focos vecinos esfenoidales siempre afiebrados por sinusíticos.
Son las mismas radiaciones nocivas enfermantes que le provocan perineuritis al nervio óptico, que acarrean la habitual fotofobia. El esclarecimiento de este Proceso Degenerativo Sinuso/Hipotalámico, cuyos salpicamientos disrregulantes con efecto dominó, originan aguas abajo ciclos viciosos que terminan entrabando continuadamente el trofismo orgánico, secuelas propias de esta situación de distrofia que termina entrabando el desenvolvimiento del metabolismo celular, lo que lleva inevitablemente a un estado de inanición con automática caída de las defensas globales, terreno por demás abonado que sigue siendo infelizmente potenciado por este nefasto neolíder, por lo que con sus defectos y omisiones termina asegurando inevitablemente, la germinación y desenrrollo de todas estas habituales visceroglandulopatías siempre plurales; nosologías que hasta ahora siguen siendo por pifia diagnosticadas y tratadas de manera tradicional como patología aisladas y de origen espontáneo in situ, contrario a su distante y verdadero origen etiopatogénico cerebral, por lo que el lastre de los innumerables y concretos sufrimientos orgánicos, seguirá en aumento tras las continuas e ininterrumpidas seudoterapias contemporáneas, tan solo aliviadoras sindromáticas ya obsoletas por cansonas, con que se tratan invariablemente las visceropatías crónicas, hasta que ineludiblemente terminan profundizadas en el foso de su cronicidad irreversible terminal o, mutiladas en el quirófano por su estadio precancerígeno o ya como tal…ejemplos sobran: Asma Bronquial; dismenorrea e infecundidad; obesidad; trastornos tiroideos; traquebronquitis y neumonías periódicas; insuficiencia renal crónica; prostatitis; cefaleas y migrañas; gastritis y úlcera gástrica; anemia ferropriva aclorhídrica; hígado graso; estreñimiento; hemorroides; megacolon, diverticulitis entre otras, y por supuesto, como la longevidad del FENOMENO DE LA VIDA está supeditado a la salubridad de las vísceras en general, éste no tiene otra alternativa que la de mantenerse solidariamente aferrado a la tabla semiflotante insalubre que aun navega dentro de este pandemonio visceropático habitual muy propio del paciente sinuso/hipotalámico, por lo que la incertidumbre sobre nuestra temporalidad terrenal se sobrelleva bajo la sombrilla de un "pronóstico reservado".-
b)El HIPOTALAMO es la organela neuronal multinuclear de mayor jerarquía del Sistema Nervioso Autónomo (SNA), situado contiguamente encima de los senos paranasales esfenoidales (junto con la glándula Hipófisis), por lo que con total facilidad sus radiaciones esfenosíticas nocivas irrito/radiantes lo impactan desconsideradamente.
Radiaciones ininterrumpidas, las mismas que producen la perineuritis del nervio óptico, lo que le acarrea al paciente la habitual fotofobia, lesión nerviosa provocada al doble de la distancia con respecto al HIPOTALAMO. Organela líder que en su estadio originario fue delegado ancestralmente por la línea evolutiva ontogénica cerebral como PILOTO AUTOMATICO para conducir la nave SISTEMA NERVIOSO AUTONOMO), lo que dejó a la Corteza Cerebral deslastrada absolutamente de toda labor doméstica corporal. Megacomputadora biológica de apenas 10 gramos de peso, absolutamente confiable y ciento por ciento eficiente, hasta que comenzó progresivamente a ser usurpada por el PROCESO DEGENERATIVO SINUSO/HIPOTALAMICO (PDS/H), por lo que la garantía del fiel cumplimiento eficiente de las vastísimas tareas domésticas de supervisión, coordinación, integración, de la homeostasia general y del aporte nutricional del vital trofismo de todo este conglomerado visceral quedaron al garete, a partir del inicio y posterior envolvimiento megapandémco mundial de esta PRIMOGENITA INFECCION SINUSITIS, al menos desde trecientos años atrás. Asimismo quedaron bajo la discrecionalidad de este usurpador PDS/H, el nivel de la glicemia y de la insulina, el control del hambre, de la sed, del sueño, de la temperatura corporal, la actividad cardiovascular, la respiración, la digestión, la defecación, el filtrado glomerular que desintoxica la sangre y produce la orina , la acomodación del cristalino para ver de cerca o distante y de la pupila para la claridad o penumbra, los mecanismos de erección y eyaculación, la espermatogenia, la ovulación, el desarrollo del embarazo, el parto, crecimiento del feto a la par de los acondicionamientos de las herramientas biológicas maternas para el amamantamiento, etc., etc.
La reconquista de las capacidades funcionales originarias del Hipotálamo para el reinicio armonioso des su natural tutelaje sobre este inmenso archipiélago visceral, tan solo es posible conseguirlo difuminando el PDS/H usurpador, tan solo exclusivamente con Terapia Antisinusítica Moderna.
Devuelto progresivamente a su estadio saludable originario, volverá a exhibir sus funciones jerárquicas vitales: a) Directa, a partir de su actividad bioquímica celular propia, concretada en secreciones in situ de factores liberadores o inhibidores y de hormonas, como repuestas a estímulos exigentes canalizados por feed back retroalimentadores viscerales. b) Indirectamente, manipulando de ordinario a su subalterna Hipófisis, para que corriga o ajuste mediante sus hormonas tropinas, los variables desequilibrios secretorios de una glándula interna en particular o su retardo. c) Además, la actividad global envolvente hipotalámica naturalmente se potencia, cuando oportuna y obligadamente necesita acoplar los centros simpáticos tóraco/lumbares y los cráneo-sacros parasimpáticos, centros periféricos neurológicos vegetativos, cuyas ramificaciones reticulares terminan en contactos sinápticos en la inmediatez de cada órgano víscero/glandular, con los que termina controlando variablemente el calibre de sus vasos pediculares arteriolares, para eficientemente cumplir con las exigencias prioritarias tróficas de manera puntual y apropiada. Esta entidad LIDER, es una megacomputadora biológica, profundamente oculta, situada prácticamente en el punto central de la circunferencia de la cabeza, por lo que hasta ahora, se le tenía como blindada a traumas de origen externos, pero en adelante, este esclarecimiento de estas nocivas radiaciones irrito/sofocantes esfenosíticas que lo alcanzan con total facilidad, magnifican su total vulnerabilidad, por lo que esta ambientación agresiva inicia disrregulaciones internas programáticas que terminan ensamblando el Proceso Degenrativo Sinuso/Hipotalámico (PDS/H). Sofocamiento esfenosítico desquiciante ininterrumpido que termina entrabando significativamente las funciones originarias hipotalámicas, provocando círculos viciosos aguas abajo, que entraban persistentemente la ritmicidad funcional de muchos órganos a la vez, por lo que su agente precursor y empotenciador SINUSITIS, tiene que ser enfocada de forma prioritaria y obligada como blanco solitario exclusivamente con Terapia Antisinusitica Moderna; requerimiento terapéutico obligado por exitoso, que debe siempre satisfacerse concomitantemente con el abordaje clínico o quirúrgico de cualquiera lesión víscero/glandular en particular. Si se persiste en el anacronismo de seguir tozudamente diagnosticando y aplicando tratamientos clínicos tradicionales obsoletos por sindromáticos o simplones, se seguirá garantizando la visita del paciente al quirófano, incursión ineludible que habitualmente termina en una inevitable mutilación, despropósito infeliz motivado por ignorar la dinámica actividad recóndita letal de este seudolíder PDS/H. Cambio de conducta innovadora por demás novedosa, que garantiza con total seguridad, la empoderación exitosa de la Conducta Clínica, que exhibe contemporáneamente a simple vista su condición alicaída, situación de minusvalía que a diario produce solo frustración tanto en el médico que la practica como en el paciente, siempre víctima de un viacrucis de sufrimientos interminables. Condición espantosa de la cual se vale la aplanadora quirúrgica, en especial la ginecológica y la otorrinolaringológica para seguir disfrutando de su preeminencia circunstancial. A futuro, toda lesión viscero-glandular serán prevenibles antes que se instale, repito, tan solo priorizando en primer lugar el tratamiento antisinusítico en niños y adolescentes, sin excepción siempre sinusíticos. Cambio de rumbo profesional sabio y humanitario, que acreditará finalmente a la Ciencia Médica con el pasaporte de la modernidad.
c)LA SINUSITIS ES LA ENFERMEDAD PRIMOGÉNITA DE NATURALEZA INFECCIOSA, SUFRIDA POR LA ESPECIE HUMANA ANCESTRALMENTE. Hospedada en los senos paranasales desde antes que cada persona cumpla su primer año de vida, sin importar sexo, raza, procedencia ni ocupación. Pandemia universal por excelencia de antigua data, encumbrada contemporáneamente, debido a su estrategia de sembrarse mediante contagio exitoso extremadamente velado, imperceptible hasta frente los ojos del gremio médico mundial, quienes no terminan de quitarse sus anteojos opacos, por lo que continuará con luz verde disfrazada de gripecita, alergia o resfriadito, diezmando por un centenar de años ó más, a las nuevas generaciones. Multiplicación geométrica ininterrumpida de madre a descendientes, que continuará abultando su megaestadística mundial con el transcurrir de cada día, garantizada por una indiferencia galopante de las entidades sanitarias públicas y privadas. Si continúa la percepción diagnóstica y las terapias pragmáticas tradicionales por demás obsoletas por simplonas, para poner bajo control a la SINUSUTUS, a base de antihistamínicos, antialérgicos y antibióticos abusivamente ininterrumpidos, medicamentos paliativos que tan solo cierran aparentemente el grifo de la mucopurulencia rinosinusal durante el tiempo que se ingieren, pero con efectos colaterales significativos sobre el crecimiento de los niños, por lo que el galeno y los pacientes tan solo seguirán cosechando frustraciones.
d)EL TROFISMO o nutrición, es la exigencia innata celular que reclama la satisfacción de las necesidades básicas elementales de manera ininterrumpida, que garantizan la permanencia y la continuidad del fenómeno vital de todo el grupo celular que constituye un órgano en particular, lo que conlleva la garantía de una actividad metabólica natural frente a suministros apropiados, oportunos e ininterrumpidos de nutrientes: oxígeno, hormonas específicas e hidratación. La funcionalidad del Sistema Nervioso Autónomo, salpicado por las irregularidades propias de su usurpador líder PDS/H desde muy temprana edad, progresivamente lenta, pero sin pausa, va postergando la garantía del fiel complimiento de sus funciones vitales, por lo que este piloto automático visiblemente distraído, va perdiendo en grado variable las facultades básicas fundamentales originarias, por lo que órgano tras órgano termina infelizmente estrellándose: inflamaciones que habitualmente se deslizan por la pendiente de la incidiosa cronicidad, neoformaciones benignas, tumores malignos, desequilibrios de la homeostasia global y pérdida de la calidad de vida por supuesto, todo lo cual termina socavando ineludiblemente la longevidad del humano, muchas veces de forma por demás infeliz, por el agravante adicional de situaciones penosas terminales de larga data (Asma Bronquial, Insuficiencia Renal Crónica Terminal, ACV, Alzheimer, Parkinson, diabetes entre otras,).
e) OQUEDADES SINUSALES. La dinámica del proceso evolutivo en el sentido de haber propiciado y mantener aún sin modificación alguna, la conformación de oquedades en el interior de varios huesos craneofaciales denominadas senos paranasales, para ser ocupadas original y naturalmente tan solo por aire caliente recambiado en cada espiración, lo que naturalmente colabora con el mantenimiento promedio de la temperatura en el extremo craneano del cuerpo humano, necesidad básica que implica la principalísima misión de coadyuvar con el mantenimiento de la temperatura de las intracraneanas estructuras encefálicas, arrimando calor hasta la base craneana. Oquedades óseas que resultan finalmente obsoletas, puesto que el proceso evolutivo no ha podido evitar su cambio de uso, por lo que se han convertido en trampas letales, como producto del encierro y maduración de la desnaturalizante mucopurulencia infecto/tóxica sinusítica, que obstaculiza variablemente el tránsito de la necesaria columna de aire pulmonar caliente espirada y por supuesto, hace dificultoso su intercambio en el interior de los mismos senos, debido a mantenerse éstos, siempre acuosa y peligrosamente mal ocupados, todo lo cual nos confirma que la presencia de la infección SINUSITIS en estos aposentos anatómicos, es muy posterior al cierre de la hermética armazón cráneo-facial que contemporáneamente conocemos. La restitución de la natural y original funcionalidad de la rinofaringe, ostiums y oquedades sinusales (senos), mediante tratamiento moderno antisinusítico permite además, el cambio de la respiración bucal a la nasal, la funcionalidad de la trompa de Eustaquio, indispensable para el necesario equilibrio de presiones extra e intra timpánica que garantiza la funcionalidad auditiva, todo lo cual conlleva a un desarrollo del macizo máxilo-facial, necesario para el equilibrio armónico cráneo/facial.
f) Que el hueso ESFENOIDES es un condominio, cuya parte inferior está ocupada propiamente por sus senos paranasales y encima de éstos el HIPOTALAMO; ambos compartimientos tan solo separados por una laminilla ósea del grosor de una cáscara de huevo, la cual funciona como techo de estas oquedades sinusales y a la vez, como piso de la silla turca asienta natural de la Hipófisis y, contigüamente encima de ésta el líder absoluto del Sistema Nervioso Autónomo: el Hipotálamo. Dentro de parámetros saludables, esta laminilla de grosor milimétrico, es inobjetable como techo/piso separador anatómico entre estos senos y sus vecinos: el eje Hipotálamo/hipofisario, el Nervio y el Quiasma ópticos, pero….. lo inevitablemente crítico es, que este vecindario de estructuras neurológicas importantísimas, son blancos naturales impelables por vecinos de estos ininterrumpidos impactos radiantes irrito-sofocantes esfenosíticos, con potenciales nocivos penetrantes hasta distancia perimetral significativa, por lo que con total facilidad impactan a todas estas organelas, provocándoles inicialmente procesos inflamatorios fríos, que acarrean finalmente secuelas disrregulantes como concretamente es el caso del II par craneano, que acusa perineuritis y fotofobia y, potencialmente por extensión Retinitis Pigmentaria; pero aún mayores son las consecuencias disrregulantes inicialmente funcionales concomitantes por sistémicas sobre la perifería visceral, provocadas por el salpicamiento ineludiblemente saboteador de este nóvel seudolíder: visceropatías concomitantes por sistémicas, que por sí mismas, automáticamente confirman absolutamente la presencia del usurpador PDS/H en pleno desenfreno desquiciador.
g) EL SISTEMA VISCERO/GLANDULAR GENERAL está integrado específicamente por todo el conglomerado orgánico que tiene entre sus componentes histológicos estructurales, tejido muscular liso y/o glandular (y por extensión el miocardio). Por lo general, están resguardados dentro de las cavidades naturales del cuerpo humano (cráneo, órbita, fosas nasales, senos paranasales, las cavidades bucal y auditiva, tórax, abdomen, pelvis escroto). Estos componentes víscero/glandulares o sencillamente viscerales, son: el Cerebro: por sus glándulas Hipófisis y pineal; globo ocular: por sus músculos lisos ciliar y pupilar; las oquedades sinusales y las fosas nasales: por estar revestidas por la pituitaria, membrana mucosa que posee diversidad glandular; el oído: con sus músculos lisos: tensor del tímpano y los respectivos de cada huesecillo, más las glándulas seruminosas; el Corazón; todos los integrantes de los aparatos Digestivo y sus anexos glandulares (hígado, páncreas, etc); los componentes del Aparato Respiratorio (tejido muscular liso y glándulas); las arterias y arteriolas: poseen tejido muscular liso; el sistema sexo-reproductor; las glándulas de secreción internas: tiroides, paratiroides, suprarrenales, el complejo Langerhans pancreático; la glándula mamaria y el resto del sistema glandular externo (sudoríporas, lagrimal, etc.) Todo este archipiélago víscero-orgánico, tiene como denominador común estar bajo el liderazgo del HIPOTALAMO, piloto automático de la nave denominada Sistema Nervioso Autónomo, la cual navega continuamente dentro de una osbcura ambientación por subconciente, exhibiendo una conducción y coordinación ininterrumpidamente eficiente, que se concreta ordinariamente dentro de una dinámica feed back retroalimentadora que canaliza estímulos viscerales prioritarios, todos los cuales al ser recibidos por su destinatario hipotalámico, son respondidos de forma inmediata, específica y precisa, pero no hay que olvidar que esta otrora eficiente por originaria organela cerebral, sufre una usurpación continuada infeliz generación tras generación, habitualmente controlable, protagonizada por el PDS/H, condición usurpadora persistente generalizada mundialmente desde varias centurias atrás, entrabadora de sus jerárquicas funciones vitales, razón por la cual su liderazgo deja mucho que desear. La presencia letal infeliz de esta problemática disrregulante central, la atestigua el hecho concreto que el paciente acuse una visceropatía en particular sobresaliente, en concomitancia con otras que están variablemente en fase de maduración, por ejemplo: a) gastritis: síndrome comúnmente llamativo en concomitancia con rinitis, faringoamigdalitis, acné facial, obesidad, estreñimiento, hemorroides, anexitis, dismenorrea; b) Insuficiencia Renal Crónica Terminal: concomitante con irregularidades de la homeostasia (hipertensión arterial, hiperlipemia, diabetes), hígado graso, cardiopatías, dismenorrea. (correo…medicinadelsigloxxv(a)gmail.com)

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *